CORDIALIDAD Y CONVIVENCIA MERCEDES CRUZ


CORDIALIDAD Y CONVIVENCIA

Queridos amigos, hola buenos días, la convivencia hoy en día resulta muy difícil, somos almas que nacieron para  amarse y vivir en comunión unos con los otros y con Dios, pero lamentablemente las relaciones sociales  y con la religión o la Doctrina no alcanzaron ese objetivo, por el contrario, las amistades y relaciones muchas veces nos separan, y la religión también. Nos enseñaron los filósofos que el hombre es sociable por naturaleza. Pero en el mundo actual, con sus prisas y su exceso de información, no siempre es fácil lograr una vida social aceptable.  Esto es porque el hombre aun no entendió la vida, el que el hombre sienta diferente uno del otro, sienta diferente, esto no debe impedir que entre ellos exista una relación equilibrada, porque hay un dicho que dice “respeta y te respetaran”, esto no quiere decir que tu invadas el mundo del otro y hagas lo imposible para atraerlo al tuyo, Jesús estuvo en la Tierra, entre nosotros y no soliviantó a nadie, solo amaba y serbia, tan solo aconsejo a  algunos, tras curarles, que no pecasen más, no por fidelidad a Él, sino para que no volvieran a sufrir, como es el caso de la mujer pecadora.

  Para mejorar la convivencia es aconsejable desarrollar las actitudes de comprensión (ponernos en el lugar del otro), aceptación (acogerlos como son, con sus virtudes y defectos) y tolerancia (aceptando que los otros tengan planteamientos diferentes a los nuestros, es decir, aceptar a la persona aunque no se compartan sus ideas).

La ciencia más difícil que hasta hoy encontramos fue la de vivir  juntos,  y lo más interesante es que precisamos de ese intercambio para vivir. La ley nos condicionó a esas necesidades biológicas y espirituales.

La propia vida pierde sentido si nos aislamos de las criaturas. Ella tiene algo que no poseemos y nosotros  donamos a ellas ciertos estímulos que la naturaleza les negó.  Vemos en esto la presencia de Dios, llevándonos al amor  de uno para con los otros. Y es así como aprendemos a amar por el Amor.

La sociedad cada vez se mejora más, desde que sus miembros pasan a respetarse mutuamente, mezclando las cualidades y disfrutando de la fraternidad en la convivencia. La sociedad es, pues, la flor del mejoramiento humano. Sin embargo, esa sociedad no puede existir sin el hogar. Ella se desarmoniza  si deja de existir la familia que es el sustentáculo de la armonía que puede ser disfrutada por los hombres, en todas las direcciones de sus objetivos.

Cada criatura lleva en su intimidad características propias, no se consigue medir  sus resistencias, ni sus reacciones ante una promesa no cumplida.

Por la falta de respeto que tenemos uno con los otros muchas son las lesiones afectivas  que han ocasionado  homicidios, suicidios, abortos, injurias que dilapidan o arrasan la existencia a sus víctimas, son heridas en el afecto que les alimentaban las fuerzas, y que una vez que pierden ese afecto, se entregan a la desesperación, causa de muchos y deprimentes errores, de difícil solución.

Variadas son las  lesiones que dañan al ser humano durante su jornada en la Tierra. Algunas son leves, de fácil cicatrización, otras más profundas y duraderas.

Los espiritas sabemos que son muchos los rescates que traemos a la vida en el planeta Tierra, por las faltas de otras vidas, y que hemos de aprovecharlas  para conseguir los méritos imprescindibles para continuar en el planeta, prestando colaboración a la colectividad en regeneración, del Tercer Milenio, cuando estaremos promovidos  por un mundo más elevado con las perspectivas de la Espiritualidad, es ahí, en las uniones de afecto cármico,  un camino seguro para hacernos merecedores.

El espirita que conoce todas esas cosas y todavía muchas otras, no puede considerar la vida como un simple paseo, sino como una secuencia de hechos  que lo herirán hasta lo más profundo del alma, que lo harán sufrir y derramar lágrimas. El espirita que consiga tener el amor como ley y lo ponga en práctica, no estará en tinieblas. Su vida terrena fluirá plácidamente, y después de ella alcanzaras  la felicidad.

Mantener la convivencia siempre supone esfuerzo y siempre podemos aprender a mejorarla. Decía el filósofo Natorp que “el hombre sólo se hace hombre mediante la comunidad humana”.

Un pensamiento en “CORDIALIDAD Y CONVIVENCIA MERCEDES CRUZ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s