EL LIBRO DE LA VIDA FABIAN LAZARO


antiguas_paginas-1024x768

EL LIBRO DE LA VIDA

FABIÁN LÁZARO

Sequé mis lágrimas una vez más. Estaba todo dicho. ¿Para qué postergar más mi infortunio? Llevé mis manos hacia mi boca buscando darle el último calor que quedaba en mi cuerpo. Luego las froté sin hacer mucho ruido. Ellos dormían. Sus caritas expresaban la paz que sólo los ángeles pueden tener; una paz que hacía mucho tiempo yo había perdido.

 Nunca fui muy buena para escribir. Mucho menos para las despedidas. Si seguía pensando más en lo que iba a hacer, seguramente no haría nada. Tomé la lapicera de la cartuchera de Isabel. Yo misma se la había comprado en la tienda del señor Ordóñez. Recuerdo que tuve que trabajar unas horas más para poder obtener el dinero necesario, pero me sentía feliz: mi niña tendría su primera pluma de tinta y con ella escribiría sus primeras letras… En ese entonces me sentí plena, como hacía tiempo que no me sucedía.

LEER MÁS 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s