LAS CENIZAS SE ESPARCIERON.SIMONI PRIVATO GOIDANICH


Auto de Fe Barcelona

214.pngcvbnmm

LAS CENIZAS SE ESPARCIERON

Simoni Privato Goidanich

Del libro: Divulgación del Espiritismo

Mientras el fuego se apagaba en la pira del auto de fe de Barcelona, otro aún más intenso se encendía en la opinión pública. Cuando la hoguera terminó de consumir las trescientas publicaciones espíritas, el cura y sus auxiliares se retiraron cubiertos por el abucheo de la muchedumbre, que gritaba: « ¡Abajo la inquisición!»1, mientras varias personas se acercaban para recoger las cenizas2, que se esparcieron.

Nada faltó para que aquel acto tuviera amplia repercusión. Además de la pompa y del ceremonial siniestro, el auto de fe se realizó en la culta y liberal Barcelona, justamente en la Ciudadela, considerada un infame símbolo de represión. Esa circunstancia fue resaltada por el periódico madrileño La Discusión, en su edición del 23 de octubre de 1861:

Es una gran torpeza ir á quemar libros, pero es una torpeza mayor quemarlos en Barcelona.

En esa ciudad del trabajo no hay el ridículo histerismo neo-católico que suele producir la ociosidad y el vicio en algunos espíritus enfermizos y apocados.

En esa ciudad de la industria, la civilización está muy adelantada, y todo el mundo sabe que es un sacrilegio atentar á la inviolabilidad del pensamiento humano.

En esa ciudad donde el partido liberal, en sus dos grandes

LEER MÁS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s