MARTA Y MARÍA (MARTIN PERALVA)


Dibujo.pngMKLÑÑÑÑÑÑÑ

*********************diapositiva.001.pngNMMMM

MARTA Y MARÍA

2º / Martins Peralva.

¡Marta! ¡Marta!  Andas inquieta…

Hay en la existencia humana – en la existencia de toda criatura – dos partes: la material, representada por las  obligaciones que la propia vida impone, y la espiritual, representada  por los deberes relacionados  con el alma eterna.

Ambas son respetables, porque integran el conjunto de necesidades humanas,  provenientes  de la propia vida en sociedad.

La mujer y el hombre, el viejo y el joven, el pobre y el rico, la autoridad  y el subalterno, el letrado  y el analfabeto viven las dos partes.

Lo que las distingue, con todo, es que una tiene  carácter efímero y la otra tiene carácter definitivo.

La parte material de nuestra vida, pese a su respetabilidad, es pasajera, es transitoria.

La  parte espiritual es eterna, inmortal, Imperecible.

La inquietud de Marta indica aprecio mayor a la parte material, tanto es así que si no se preocupa con las sublimes lecciones que el Maestro distribuyera, con abundancia — y  que Maria absorbiera, sedienta.

A la  medida que la criatura va sintiendo la parte espiritual, comienza  a existir en ella misma, por  el lado de dentro, una inquietud, un sosiego, una profunda e inalterable calma en el trato con la otra parte — la material.

Fue el  caso de Maria.

LEER MÁS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s