Archivo | junio 2012

¿POR QUÉ HAY DISIDENTES DEL ESPIRITISMO?

¿POR QUÉ HAY DISIDENTES DEL ESPIRITISMO?

 

Andrés Abreo Cubillos

 

Cuando se habla de los seguidores de la Doctrina de los Espíritus, algunos creen encontrar en todos ellos seres de intachable perfección, ajenos de las deficiencias humanas y enviados directos del Creador a la Tierra; pero la verdad es otra, estamos vinculados al Espiritismo, por la Bondad del Todopoderoso, para procurar el reencuentro del camino de la luz, desligarnos de las imperfecciones y acercarnos al cumplimiento de las Leyes de Dios, en común acuerdo con nuestra conciencia. Es la oportunidad que se nos ha brindado, para que a través de la convivencia fraterna aprendamos a practicar la tolerancia dentro de los Centros Espíritas, como laboratorios de experimentación controlada, y así lograr introducir en nosotros los valores morales dignos de un buen cristiano para nuestro desarrollo en el proceso evolutivo.

 

Sin embargo, en este complejo camino nos encontramos con innumerables escollos que se atraviesan para procurarnos la caída y el alejamiento por medio de la desazón o el desánimo, muchos de ellos inducidos por los agentes espirituales interesados en el fracaso de la divulgación Espírita, sabiendo que representa un grave peligro para sus organizaciones basadas en la expansión del mal, representado en el materialismo y el orgullo; pero también, como consecuencia de la cohabitación íntima con nuestros defectos ancestrales, damos paso al estancamiento de nuestras ideas y de nuestra expansión espiritual, dejándonos llevar por la corriente de la vida común, donde no hay esperanzas de un porvenir mejor, sino aquel que ofrece la vida desligada de las fuentes de luz que irradian nuestros seres, un porvenir oscuro y triste, ya que de lo que sembramos debemos recoger.

 

La ausencia del estudio de las obras Espíritas, representa un vacío que al no llenarse con las ideas renovadoras que nos orientan y animan, ofrece un espacio viable para la introducción de ideas y sentimientos inspirados en la desolación espiritual, así como la flor al no recibir la luz del sol o la bendición del agua, pronto se secará y morirá. Es por ello, que desde el Maestro Allan Kardec pasando por los innumerables Espíritus orientadores, siempre han recomendado insistentemente el estudio profundo y sistemático, además de brindarnos la posibilidad de expandir nuestros conocimientos, profundizar en las verdades que enmarcan nuestra vida como espíritus inmortales, nos permite sostener el contacto vibratorio con las Entidades Superiores, quienes al encontrarnos en sintonía mental con la lectura edificante, fácilmente nos irradian con sus corazones santificados brindándonos la posibilidad de albergar la esperanza, la paz y la sabiduría, que se reflejan claramente en nuestro diario vivir.

 

Has sentido, entonces, el impulso de abandonar las filas del Espiritismo?. Antes que nada, es conveniente realizar un análisis minucioso de las razones, dejando a un lado las justificaciones de nuestros defectos, así como el orgullo que nos impide ver con claridad el camino equivocado que se presenta sigiloso y dañino.

 

¿Acaso la decisión ha sido impulsada por desacuerdos personales con los compañeros de la causa?, entonces, no podemos acusar al Espiritismo por los errores de sus adeptos o representantes, así como no podemos acusar a ninguna religión por los crímenes de sus seguidores.

 

El vacío íntimo se ha hecho presente e incita a no participar de las actividades de la Casa espírita?, entonces, se debe ocupar con el alimento del espíritu representado en el estudio de las obras Espíritas con perfil científico, filosófico y moral. De igual manera, con el atendimiento a un ser necesitado, porque cuando somos útiles para mitigar el sufrimiento de un hermano, incorporamos en nosotros la alegría de servir y ella nos proporcionará la paz íntima y la dulce sensación de ser útiles.

 

¿Existen dedos imaginarios que señalan las faltas cometidas?, entonces, es conveniente hablar a solas con nuestra conciencia, preguntarle si hay algo pendiente, escucharla con atención dejando a un lado el orgullo y el personalismo, para que ella, como la voz de Dios, nos diagnostique nuestro estado íntimo. No se debe culpar a la Casa Espírita por nuestras propias faltas.

 

Hay demasiadas actividades en nuestras vida, que nos impiden disponer del tiempo suficiente para el servicio espírita?, entonces, revisemos nuestros momentos de ocio, para encontrar en ellos los valiosos segundos perdidos y que seguramente en la vida futura, después de la desencarnación, estaremos lamentando irremediablemente.

 

Acaso, la Casa Espírita absorbe nuestro tiempo en contra de nuestra voluntad?, normalmente a ella dedicamos nuestro tiempo libre, y ella, simbólicamente representando la humildad del Maestro Jesús, recibe nuestros escasos minutos de servicio a la semana con alegría y optimismo.

 

La presencia de hermanos desorientados, encarnados y desencarnados que pretenden alejarnos de nuestro camino seguro, que nos conduce a la dulce presencia de Jesús en la Eternidad, no es razón para albergar en nuestro pensamiento la idea de desistir de la siembra hermosa que con entusiasmo hemos iniciado, no podemos ser marionetas las cuales son manejadas a su antojo por actores invisibles que se burlan al ver como defendemos nuestra posición, muchas veces errónea y orgullosa, impulsándonos aún más al abismo insondable.

 

La respuesta a nuestra inquietud inicial se encuentra, normalmente, en nosotros mismos, en nuestros más ocultos pensamientos y sentimientos. Somos libres de sembrar, pero estamos obligados a recoger, y si decidimos dejar de sembrar para dedicarnos al descanso improductivo, que recogeremos mañana?, seguramente tendremos que mendigar la misericordia de aquellos que decidieron ver a través de la verdad representada en el Espiritismo, y procurar con esfuerzo y muchas lágrimas, rogar a la Divina Providencia una nueva oportunidad de tener lo que hoy se nos ofreció y despreciamos por pequeñas piedrecillas que aparecieron de pronto en nuestra ruta.

 

Cuántos hermanos están esperando ansiosos, inmersos en sus casas íntimas de nostalgia, hambre o sufrimiento moral, que algunos de los que leen estas líneas y otros que no lo están haciendo, arrojen muy lejos esa carga de pensamientos rebeldes o egoístas, complejos de culpa o vacíos de conocimiento, defectos insignificantes que se hacen grandes, obstáculos que impiden el avance personal, y dediquen su valioso tiempo y enormes sentimientos saturados de amor y deseos de enjugar lágrimas por medio de la consolación que ofrece el Espiritismo para la recuperación de estas criaturas que como los hijos amados de Dios, El ha confiado en nuestras manos como su más valioso tesoro para que seamos pétalos suaves, sostenidos en tallos robustos de conocimiento y voluntad y los abriguemos hasta que sus heridas hayan sanado, cumpliendo con una tarea grandiosa, sin comparación en la Tierra.

 

Nunca desechemos la luz que iluminará nuestro camino y ante cualquier inconveniente que se muestre amenazador, empleemos la herramienta que el Divino Mesías nos legó “Amaos los unos a los otros como Yo os he amado”.

 

… a quien más amamos es a quien más cuidamos…

                                                                                          

Asociación Espírita Tercera Revelación

Bogotá D.C., Colombia

 

VISIÓN ESPIRITUAL DEL CANCER

VISIÓN ESPIRITUAL DEL CÁNCER

Aunque los avances de la última década, lo que llamamos con la denominación genérica de cáncer son, en verdad, varias enfermedades, con características similares, que presentan variables muy amplias. El alto grado de heterogeneidad de los tumores, puede llevar al éxito o no del arsenal terapéutico disponible.

En 1982, Mariano Barbacid, de España, descubrió el primer oncogene; hoy, son más de cien los detectados.

Desde entonces, los procesos en la lucha contra el cáncer no paran. Los científicos ya descubrieron células inmunológicas específicas capaces de actuar contra el cáncer de mama y de ovario.

En San Pablo, Brasil, el Instituto Ludwig de Investigación sobre el Cáncer ha obtenido importantes victorias en desvelar el patrón de metástasis. El jefe del laboratorio de Biología Computacional de

ese Instituto, Sandro José de Souza, uno de los escogidos por la revista Technology Review, del MIT – Massachussets Institute of Technology, en noviembre de 1999, a los 33 años, como uno de los cien jóvenes más prometedores del mundo, en el área de tecnología, ha hecho uso intensivo de la informática en la investigación del genomacáncer. Su trabajo y del equipo es extraer material genético de tumores de enfermos de cáncer, solamente los trozos del código utilizados por las células cancerosas en su actividad destructora; después, esos detallados estudios, son llevados a otros institutos de investigación del mundo, lo que permitirá, en un futuro, una comprensión mayor del papel de los genes en esa intrincada molestia y el diseño de remedios específicos para cada individuo y cada tipo de tumor.

El oncólogo ya cuenta, por el momento, con la posibilidad de diseñar un tratamiento específico, basado en las características moleculares del tumor. Con el empleo de esas drogas específicas, hay menos efectos colaterales.

Otro avance fue alcanzado en el dominio de la quimioterapia: en forma de píldora, actúa directamente sobr el tumor , matando las células malignas.

Infelizmente, debido al alto costo, sólo en los países más ricos es posible encontrar un mayor número de esos medicamentos, hechos, específicamente, para determinados tipos de tumores.

CÁNCER EN LA VISIÓN ESPIRITUAL 

Como ya dijimos, cuando analizamos las infecciones y las predisposiciones mórbidas, es necesario buscar en el alma las raíces de las enfermedades. En el caso del cáncer, no podía ser diferente.

Las producciones mentales negativas generan irradiaciones impropias, semejantes a las proyecciones de rayos X o de rayos ultravioleta, que son lesivas a las células, perjudicando el trabajo sinérgico de ellas, y provocando, consecuentemente, su desarticulación.

Sabemos que en el núcleo de la célula, en el genoma (total de genes), tenemos el conjunto de probabilidades para la nueva existencia, construyendo con base en el nuevo estado evolutivo del Espíritu reencarnante, reflejado en el periespíritu o modelo organizador biológico. En el núcleo, por tanto, está expresado el karma de cada uno, la cuenta del destino que él trae de vidas anteriores, las criaturas tienen la posibilidad de modificarlo, todos los días, haciendo sus elecciones, sobre el funcionamiento “apertura o cierre” de determinados genes; en el caso del cáncer, de los oncogenes.

La mente actúa sobre el citoplasma e influye directamente sobre las “elecciones” de los genes, seleccionándolos; de ella partirá, por lo tanto, la orden que los pondrá en funcionamiento o no. Con el fin de la primera fase del Proyecto Genoma, en febrero del 2001, vimos lo importante que es el llamado medio interno, localizado en el citoplasma de la célula, y es justamente ahí, según informaciones de los Instructores Espirituales, que la mente actúa, determinando al núcleo qué hacer. Esto explica por qué, aunque presente en el genoma de familias enteras, determinado oncogene sólo se manifiesta en alguno de sus miembros.

Por todo ello, la medicina del futuro dará énfasis al papel educativo del médico, que estará mucho más encajado en el aspecto preventivo de las enfermedades.

Como educador y uno de los principales agentes de salud, él resaltará la importancia de la conducta moral elevada, difundiendo la necesidad del cultivo de la humildad y del esfuerzo hacia el bien para que el ser humano conquiste la salud sin mancha. Según las enseñanzas espirituales, sólo el amor puro, desinteresado, aporta la inmunología perfecta, porque permite la asimilación de las fuerzas superiores que mantienen el cuerpo saludable.

RECONSTRUYENDO EL CUERPO

Hoy, más que en cualquier fase del planeta, las investigaciones son transdisciplinarias, con la participación de ingenieros, físicos y químicos en las investigaciones biomédicas. Han sido así en la producción de huesos y cartílagos.

Joseph Vacanti, cirujano pediátrico norteamericano, director del Laboratorio de Trasplantes e Ingeniería de Tejidos del Hospital Infantil de Boston, trabaja en la fabricación de órganos humanos. En 1986, con el ingeniero Robert Langer, creó un proceso que se viene utilizando para producir tejidos humanos por medio de bioingeniería. Hoy en día, existen docenas de laboratorios produciendo cartílagos, huesos y orejas. Hasta el 2020, cerca del 95% del cuerpo humano ya podrá ser sustituido por órganos creados, según creen los científicos.

otros nombres merecen destaque en ese campo. Recordaremos a dos de ellos. Venkatram Shastri, más conocido como Prasad, nació en Bombay, en la India, donde se graduó en Química. Trabaja, desde 1994, en el M I T, en el laboratorio dirigido por Robert Langer, dentro del Departamento de Ingeniería Química, donde se produce una gama de nuevos materiales para la medicina, como es el caso del cartílago cultivado en laboratorio.

Prasad y el ingeniero de tejidos, de momento, especialista en cartílagos, pero también pretende trabajar con investigaciones de células-tronco embrionarias, que son capaces de transformarse en cualquier tipo celular del organismo adulto.

JAckie Ying, ingeniera química norteamericana, dirige un grupo que toca 17 proyectos del MIT y también fue señalada, como Prasad, por la prestigiosa revista Technology Review, entre las cien mayores promesas de la tecnología para el siglo XXI.

Uno de los campos que Ying investiga es el de materiales nanocristalinos, en los cuales se manipulan la estructura y organización de las moléculas, con vistas a la fabricación de huesos artificiales.

Todas esas conquistas de la Ciencia son bienvenidas, pero hay una verdad para la cual los Espíritus Superiores nos llaman la atención: “Ofrecemos brazos y piernas artificiales a los mutilados, aún así, somos francamente incapaces de remediar las lesiones del sentimiento”.

Es necesario trabajar preventivamente en este campo, sin el cual podemos multiplicar nuestra capacidad de producir remiendos, pero no seremos capaces de eliminar las causas productoras de las lesiones.

Marlene Nobre Médica Ginecóloga,

Presidente de la Asociación Médico-Espírita de Brasil e Internacional

Extraído del libro “El Alma de la Materia”

¿ POR QUÉ AUTO DESCUBRIRNOS?

¿POR QUÉ AUTO DESCUBRIRNOS?

 

Perturbada por las preocupaciones a las que presta demasiada importancia – la opinión de otros, la apariencia, la conquista de las cosas externas, la convivencia social y disputas insignificantes – la persona se descuida a sí misma y permanece ignorando su realidad profunda, sus potencialidades latentes.

 

Como considera con óptica pesimista que sólo la suya es una existencia laboriosa y difícil, pierde los parámetros del equilibrio para un análisis correcto sobre los acontecimientos y resbala en el abismo de la autocompasión, de las depresiones, de la desdicha.

 

Su autoestima se desvanece y vaticina la ruina de la jornada. Es por eso que no se esfuerza por revertir el orden de los pasatiempos pesimistas que vitaliza durante largos períodos de ocio físico y mental.

 

La vida se presenta con las mismas características para todos los seres vivos. Las ocasiones son más severas, las circunstancias surgen penosas, las enfermedades se manifiestan desgastantes, los problemas caracterizan períodos que deben ser enfrentados con naturalidad y valor, como si fueran impuestos que se deben rescatar por el honor de existir.

 

Con excepción de coyunturas expiatorias de la miseria socioeconómica, de las enfermedades congénitas y degenerativas, de los comportamientos físicos, mentales y morales consecuentes de las reencarnaciones marcadas por la locura, los acontecimientos aflictivos se convierten en experiencias iluminadoras para el crecimiento interior. Esas pruebas constituyen recursos que impulsan la evolución. Si no fuera así, la Tierra sería el paraíso anhelado, y la vida física se tornaría de naturaleza eterna. Su fragilidad e impermanencia, las transformaciones biológicas a las que está sujeta, dan testimonio de la limitación de su curso y de la finalidad educativa para el yo superior que la organiza.

 

Es necesario efectuar un examen profundo, serio, constante del Sí, de su constitución, de los objetivos que debe perseguir, de los medios a utilizar, de cómo encontrar los recursos para lograrlo. Ese análisis tiene como meta lograr la auto concienciación, mediante la cual se liman las aristas y el curso del río existencial se desliza hacia el mar de la paz. Para ello, es imprescindible el autoexamen de los comportamientos mentales, emocionales y físico-sociales.

 

Todo comienza en la mente, y ahí están las matrices de las próximas acciones. El ejercicio de pensar bien, eliminando las ideas perniciosas con las que se está viciado, constituye el paso decisivo para el autodescubrimiento. Interrogarse con más asiduidad respecto de quién se es y de cuáles son las posibilidades de las que se puede valer para el desarrollo interior, significa un medio adecuado para inter penetrarse. Sistemáticamente, se debe estar atento contra los hábitos perjudiciales de la autocompasión, de la censura del comportamiento de los otros, del castigarse y desvalorizarse a sí mismo, de la envidia y de los otros componentes del grupo de las pasiones que corrompen e insensibilizan. Llenar los lugares que quedarán vacíos con la eliminación de esos sórdidos cómplices mentales, con la presencia del altruísmo, de la fraternidad, del amor a sí mismo.

 

Reconocerse destinado al triunfo y avanzar en su búsqueda sin afectación o presunción, es la próxima etapa del programa de autodescubrimiento. Reaccionar insistentemente contra los pensamientos que producen inquietud y establecer la confianza en el Poder del Creador, del cual procede, y en sí mismo, generará armonía y valor para los enfrentamientos, ante la convicción de que está destinado a la gloria estelar que logrará con el esfuerzo personal.

 

Aquel que se conoce, sabe cuáles son los recursos que puede utilizar para cumplir con las tareas y funciones que le cabe ejecutar, y las acepta como parte del proceso existencial en el cual está insertado. Esa comprensión le da dignidad y lo enriquece de entusiasmo ante cada conquista, como perspectiva para la próxima victoria.

 

Si identifica fragilidad en este o en aquel ángulo del carácter y de la personalidad, dirige sus resistencias morales hacia ese rumbo y se fortalece. Si se equivoca, no se lamenta, porque aprendió cómo hacerlo en otra oportunidad. Como no acepta el desequilibrio, no se culpa a sí mismo ni a nadie, porque descubre el valor del aprendizaje que inicia. Si acierta, no se jacta, pues sabe que largo es el camino a recorrer.

 

El autodescubrimiento facilita la humildad ante la vida sin una postura humillante, porque permite la irradiación del amor dentro del Sí, consciente de su realidad y de origen divino.

 

Juana de Angelis – Divaldo Franco

Libro: Autodescubrimiento

“Desconocimiento de sí mismo”