Archivo | febrero 2012

LOS MALOS CENTROS ESPIRITAS

LOS MALOS CENTROS ESPIRITAS

Nuestra querida Amalia Domingo Soler, decía que nada era más hermoso y más sublime que el Espiritismo bien comprendido y que nada más repugnante que la parodia de sus profundas y evangélicas enseñanzas. Las comunicaciones con los Espíritus abren ante nuestros ojos dilatadísimos horizontes, eleva el pensamiento, engrandece nuestras aspiraciones, nos impulsa al estudio y al trabajo, nos aparta de las preocupaciones religiosas y nos acerca a la verdadera religión, que es la práctica de todas las virtudes sin formalismo alguno.

En su temática de los malos Centros Espiritas, ella decía que se ridiculizaba lo más grande, lo más trascendental: la comunicación ultra terrena; permitiéndose exponer sobre ello algunas exposiciones.

Ella decía que la cizaña espirita se extiende por todo el mundo, y que era preciso arrancarla de raíz, siendo preferible que se olvide por completo la escuela Espirita, a que el vulgo ignorante se apoderase de ella.

El hombre es libre en su libre albedrío, pero hasta cierto punto nada más; puede estacionarse, pero no se debe permitir que estacione a los demás. Muchos centros espiritas mal dirigidos y peor inspirados, tienen por comunicaciones de los Espíritus a sus santos preferidos, sus visiones de vírgenes, pidiendo las seráficas, apariciones, para aliviarse o curarse de alguna dolencia, y para fin de fiesta, acuden a los espíritus en sufrimiento que convierten a los mediúms en juguetes de sus lamentaciones y de sus espavientos, logrando algunas veces lastimarlos y hasta dejarlos sumidos en el idiotismo.

Estos espectáculos, dejan al hombre más indocto, al más ignorante el ánimo fatigado, las ideas en completa confusión y la duda y el desencanto imperando como dueños absolutos en nuestro ser.

Ella aconseja con énfasis el estudio de la Codificación Espirita para no caer en el ridículo, para no desanimar a aquellos estudiosos, que se ven interesados en la Doctrina y acuden sin informarse antes, a “centros” poco recomendados, donde la inexperiencia y la mala dirección, pueden hacer desistir su empeño.

Ella asevera que es muy triste y doloroso ver que la primera escuela filosófica de nuestros días, la que demuestra que el espíritu progresa eternamente, que la Justicia del ser Supremo mantiene la balanza Divina fiel a la verdad, la que nos manifiesta lo que han venido a hacer los redentores, que todos ellos han dicho a los hombres que el tiempo es el patrimonio del hombre; que la vida no tiene fin; que el adelanto del Espíritu no tiene limites, porque es eterna su individualidad y que siempre Dios creará mundos para la colonización universal, en manos de inexpertos sea alterada.

Esta doctrina tan lógica y tan consoladora, esta creencia tan racional, tan verdaderamente grande, esta religión tan pura, tan despojada de vanos formalismos, y de absurdos ritos, le causaba pena, ver como las aberraciones de unos y el egoísmo de otros y la indiferencia de los demás, se confundía y lamentablemente en la actualidad se confunde, con el progreso del charlatanismo de los embaucadores o con la fe ciega de los estupidos.

El hombre pensador debe lamentar en el fondo de su alma el contemplar tales abusos, y ella decía que no debía enmudecer, que los buenos espiritas no deben tolerar que la ignorancia se apodere de la primera escuela del mundo tan antigua como el hombre, que debía decir alto y muy claro, que el Espiritismo no es la farsa irrisoria de los Malos Centros espiritas:

El Espiritismo es ley de Evangelio.

Es el estudio y el análisis de todos los problemas de la vida.

Es la investigación y la comparación entre el pasado y el presente.

Es la educación razonada del porvenir.

Es la práctica del bien por el bien mismo.

Es el olvido de las ofensas.

Es la tolerancia en todos los sentidos.

Es la unión de los pueblos.

Es la fraternidad de todas las razas.

Es la resignación de todos los dolores.

Es la esperanza de todas las amarguras.

Es la fe basada en la verdad

Es la destrucción de la muerte y la realidad de la vida.

Decía que en todos los lugares donde así no sea comprendido, que no se profane la religión del porvenir con las necesidades de los ignorantes y el torpe lucro de los falsos médiums, que vale más un buen espiritista que un millón de espiriteros; porque un buen espirita será capaz de hacer algo grande, algo sublime que sirve de útil ejemplo a la sociedad y un centenar de espiriteros, solo sirve para promover escándalo con escenas ridículas.

El Espiritismo es la escuela racionalista deísta que ha de regenerar a las humanidades de la Tierra y por eso es inexorable con todos los que cometen abusos en su nombre.

Trabajo realizado Por Merchita, extraído del libro “La Luz de la Verdad” de Amalia Domingo Soler.

Anuncios

EXPRESIONES SOBRE LA MEDIUMNIDAD

EXPRESIONES SOBRE LA MEDIÚMNIDAD

En la esfera de los Espíritus reencarnados hay que dosificar las percepciones para no violar las condiciones de orden. Cada ser debe estar en su órbita de servicio, haciendo lo mejor que esté a su alcance. Un médium, no debe preocuparse por responder a todas las interrogaciones del medio en que está, so pena de arrojar sus producciones al desequilibrio, excepto cuando, por su propia evolución, consiga elevarse por sobre el campo del trabajo dominando las influencias del medio y seleccionándolas, según el elevado criterio de que ya consigue orientarse por el bien y enseñar a aquellos que lo acompañan.

El límite de percepción varía en cada médium, hay diferentes expresiones de mediúmnidad; con todo importa reconocer que cada Espíritu alcanzó un determinado grado de crecimiento espiritual, por lo cual los resultados del trabajo mediúmnico difieren de individuo a individuo, así como las interpretaciones de la vida son distintas de alma a alma. Las facultades medianímicos pueden ser idénticas en distintas personas, pero cada persona tiene su manera particular de emplearlas. El modelo puede ser el mismo para un grupo de pintores, sin embargo, cada artista lo fijará en la tela según su estilo y sentir. Mediúmnidad es sintonía y filtración. Cada Espíritu vive entre las fuerzas con las cuales armoniza, transmitiéndolas según las concepciones que caracterizan su modo de ser.

Toda la percepción es mental. Sordos y ciegos en la experiencia física, convenientemente educados pueden oír y ver con recursos diferentes de aquellos que son vulgarmente utilizados. Las ondas Hertzianas y los rayos X van enseñando a los seres humanos que hay sonido y luz mucho más allá de las limitadas fronteras en las que ellos actúan, y el médium es un dotado de posibilidades neuropsíquicas especiales que amplían la captación de sus sentidos.

En el campo de las impresiones comunes, aunque la criatura emplee los oídos y los ojos, ella ve y oye con el cerebro; y pese a que el cerebro use las células de la corteza para seleccionar los sonidos y grabar las imágenes, quien ve y quien oye, en realidad es la mente. Todos los sentidos en la esfera fisiológica pertenecen al alma, que es la que los fija en el cuerpo carnal conforme a los principios establecidos para la evolución de los Espíritus reencarnados en la Tierra.

Una prueba de ello es en el sueño, cuando el ser se encuentra desdoblado por las noches, viendo y oyendo pese a la inactividad de los órganos carnales, en la experiencia que dominan “vida del sueño”

Somos receptores de una muy reducida capacidad, frente a las innumerables formas que nos llegan desde todos los dominios del Universo, captando solamente una humilde gama de las mismas. En síntesis, nuestra mente es un punto espiritual limitado que se desarrolla en base al conocimiento y el amor en la espiritualidad infinita y gloriosa de Dios.

Ideas elaboradas con fuerza generan formas dotadas de movimiento, sonido y color, perfectamente perceptibles por todos aquellos que se encuentran sintonizados con la onda que las expresan. Hay fenómenos de clarividencia y clariaudiencia que parten de la observación activa de los instrumentos mediúmnicos que identifican la existencia de personas, paisajes y cosas exteriores, a ellos mismos, tal como acontece en la percepción terrestre común, y existen otros que tienen su causa en la sugestión que les es llevada por el pensamiento creador de los amigos desencarnados o encarnados, estímulos estos que la mente de cada médium traduce según sus propias posibilidades, favoreciendo con ello las más dispares interpretaciones.

Es la técnica utilizada por los obsesores cuando generan en sus víctimas las más variadas impresiones alucinatorias…

En materia de mediúmnidad no debemos olvidarnos del pensamiento. Nuestra alma vive donde está nuestro corazón. Caminamos al influjo de nuestras propias acciones, sea donde fuera.

La gravitación en el campo mental es tan efectiva como en la esfera de la experiencia física.

Sirviendo al progreso general, el alma se mueve en la gloria del bien. Encerrándose en el egoísmo se arrastra, en desequilibrio, por las tinieblas del mal.

La Ley Divina procura el bien para todos. Colaborar en la ejecución de sus sabios propósitos es iluminar la mente y clarificar la vida. Ponerle trabas con el pretexto de favorecer los caprichos perniciosos, es oscurecer el raciocinio y coagular las sombras alrededor de nosotros mismos.

Es indispensable enjuiciar todo lo que respecta a la orientación de nuestros propios pasos, a fin de evitar la niebla de la perturbación y el dolor angustioso del remordimiento.

En los dominios del espíritu no existe la neutralidad. Evolucionamos con la luz eterna, según los designios de Dios, o nos estancamos en las tinieblas conforme a la equivocada determinación de nuestro yo.

No vale encarnar o desencarnar solamente. Todos los días las formas se crean o se destruyen.

Lo que importa es la renovación interior con un crecimiento de la visión, a fin de seguir hacia delante con la verdadera noción de la eternidad en la que nos desplazamos en el tiempo.

La conciencia cargada de propósitos malignos, revestida de remordimientos, llena de ambiciones desvariadas o ennegrecida de aflicciones, no puede sino traer fuerzas semejantes que la encadenan a torbellinos infernales.

La obsesión es el resultado de la siniestra unión de la mente con el desequilibrio propio de las tinieblas.

Pensamos y damos vida al objeto idealizado.

La expresión visible de nuestros pensamientos más íntimos denuncia nuestra misma condición espiritual, y los que tienen afinidad con la naturaleza de nuestras inclinaciones y deseos se acercan a nosotros por lo que le dicen nuestros pensamientos.

Si persistimos en las esferas más bajas de la experiencia humana, los que aun cumplen sus jornadas en los grados de la animalidad se nos acercaran atraídos por el tipo de nuestros impulsos inferiores, absorbiendo a su vez las sustancias mentales que emitimos y proyectando sobre nosotros los elementos dañosos que llevan con ellos.

Imaginar es crear.

Y toda la creación tiene vida y movimiento que, aunque breves, otorgan responsabilidad a la conciencia que la manifiesta. Y como la vida y el movimiento se vinculan a los principios que rigen las relaciones, es indispensable analizar lo que damos, a fin de saber que es lo que vamos a recibir.

Quien solamente mentaliza angustia y crimen, miseria y perturbación, ¿podrá reflejar en el espejo de su propia alma otras imágenes que no sean la desarmonia y el sufrimiento?
Quien se demora indefinidamente en la medición del lodazal es propenso a ahogarse en el lodo.

Vigilemos el pensamiento purificándolo con la práctica incesante del bien, para que así arrojemos de nosotros los grilletes que nos amenazan para encadenarnos a los oscuros procesos de la vida inferior.

Por el pensamiento nos esclavizamos a los cepos del suplicio infernal, sentenciándonos, a veces, a siglos de peregrinación por los caminos del dolor y de la muerte.

La mediumnidad torturada es la unión de almas comprometidas en aflictivas pruebas para saldar antiguas deudas. Para abreviar el tormento que flagela de mil modos la conciencia encarnadas y desencarnadas, en los distintos grados expiatorios, es imprescindible proponerse la renovación mental, pues este es el único medio de recuperar la armonía.

Los títulos de fe no constituyen meras palabras con las que podamos cubrir nuestras deficiencias y debilidades. Expresan deberes de purificación a los que no podemos regir sin renunciar a las obligaciones que nos corresponden.

Nadie es realmente espirita ni está a la altura de este nombre solo por haber conseguido la cura de una dolencia rebelde con la ayuda de las Entidades amigas, y se convenza con ello, admitiendo la intervención del Mundo Espiritual en su existencia. Como tampoco nadie es médium, en el elevado concepto del término, solamente porque sea instrumento de comunicación entre las humanidades visible e invisible.

Para educarnos al trabajo que nos fue asignado, conforme a los principios superiores que iluminan nuestra marcha, es necesario concretizar la esencia de estos en nuestras realizaciones como testimonio de nuestra conversión al amor santificante.

El pensamiento es tan significativo en la mediúmnidad, como importante es el lecho para el rió. Haced corred las aguas puras sobre un lecho de fango y tendréis una corriente oscura, adulterada.

Es cierto que divinos mensajes descienden del Cielo a la Tierra. Sin embargo, para que ello suceda es imperioso que existan canales adecuados.

Jesús espera para la formación de mensajeros humanos capaces de proyectar en el mundo las maravillas de su Reino.

El médium no debe detenerse en la simple erupción de comunicaciones. Le será indispensable la consagración de sus fuerzas a las más elevadas formas de vida, buscando la educación de sí mismo y servir desinteresadamente al prójimo el material el material con el que construya su propio camino.

El conocimiento amplia el valor mental; y la siembra constante de bondad trae consigo la cosecha de simpatía, sin la cual el granero de la existencia se reduce a una caravana de desesperación y desaliento. No basta ver, oír o incorporar a los Espíritus desencarnados para que alguien adquiera el carácter de respetabilidad.

Toda obra para adelantar, exige trabajadores que se dediquen a su crecimiento y al cuidado de ellos mismos.

El Universo es la proyección de la Mente Divina y la Tierra, es el producto de la mente humana. Las civilizaciones y los pueblos, las culturas y las experiencias constituyen formas de pensamientos por medio de las cuales evolucionamos incesantemente hacia las esferas más altas.

Procuremos la conciencia de Jesús para que nuestra conciencia refleje su perfección y su belleza…

Trabajo realizado por Merchita
Extraído del libro En los Dominios de la Mediúmnidad de Chico Xavier

GIMNASIA PARA EL ALMA

SALUDO MATINAL
Jueves 16 de febrero del 2012

Queridos amigos, hola buenos días, al igual que nos esforzamos en los cometidos de la vida, como es el trabajo en todos los sentidos, hemos también de procurar hacer los ejercicios espirituales. Muy pocas almas piensan en esta modalidad que vivifica la vida del espíritu.
Y la mejor forma de hacerlo es:
PONIENDO EN ORDEN EN TU VIDA.
Detén tu alocada carrera diaria ¿Adónde vas con tanta prisa? ¡Ubícate! Haz una lista de lo importante y de lo urgente, ordena tus cosas pendientes por prioridad. Respira profundo y piensa con calma QUÉ quieres de la vida, cuál es tu sueño… ¡y una vez que lo identifiques ve por él! Ponte metas pequeñas a corto plazo y cumple con ellas para que poco a poco, alcances metas mayores.
PRACTICA EL AGRADECIMIENTO.
Lo más importante de todo lo que está ocurriendo en este momento es que…….. ¡Estás vivo! Estar vivo es un regalo… algo tienes que hacer, alguna misión que cumplir, ¿qué esperas?
Agradece los dones que día a día te ofrece la vida, cuéntalos y haz buen uso de ellos, muchas veces tenemos más de lo que podemos disfrutar, pero nos cuesta trabajo reconocerlo.
OBSERVA TUS PENSAMIENTOS.
Sabias que lo que piensas de un problema es más importante y determinante que el problema en sí? Sé que muchas veces no es fácil enfrentarlos… pero, haz el esfuerzo de volverte más positivo y mejora tu actitud. Evita ser portador de malas noticias, no te involucres en chismes o comentarios negativos hacia otras personas… ¡vive y deja vivir!
ACEPTA LO QUE NO PUEDES CAMBIAR.
El pasado ya no importa, pues ya ocurrió; olvídate de los malos sentimientos; vive tu duelo; perdona y libérate del peso que por tanto tiempo has cargado. Ábrete a comenzar de nuevo; puedes progresar y cambiar tu situación personal. Toma tiempo pero es posible mejorar tu situación en la vida por difícil que sea. Comienza a ver los inconvenientes, como oportunidades y procura darle una respuesta creativa a cada situación.
ENTREGA EL 100% EN TODO MOMENTO.
Comprométete a dar y a recibir con abundancia; ofrece a quien te encuentras, siempre, un pequeño regalo: una sonrisa, unas gracias, un saludo, una palabra de aliento. Mantén en circulación la verdadera riqueza de la vida. Muestra interés, aprecio y comprensión por los demás. Silenciosamente envía pensamientos de amor, solidaridad, paz y alegría.
ÁBRETE A LA COMUNICACIÓN.
Crea puentes de comunicación que te permitan expresar y compartir tus ideas y sentimientos. Deja de esperar a que otros se comuniquen contigo, toma la iniciativa y acércate a ellos para compartir y crear soluciones y estrategias para iniciar nuevos proyectos. Además recuerda que la comunicación es el puente que acorta las distancias que nos mantuvieron separados por diferencias o malos entendidos.
LIBERA LA RABIA.
Muchas personas están cargadas de emociones negativas y tensiones que potencian la ira. Cuando te dejas llevar por ella, terminas afectando y deteriorando en la mayoría de los casos, tus relaciones con los demás. Además la ira se convierte en resentimiento cuando la hemos acumulado por mucho tiempo, y a quien verdaderamente acaba dañando, es a la persona que la siente: ¡a ti mismo! Aprende a respirar imaginando que sale de ti, con cada respiración. Practícalo hasta que te sientas mejor.
Cuando está lloviendo fuerte, pensamos por un momento que el sol se ha ido. Pero si subimos a un avión y volamos por encima de las nubes… nos daremos cuenta de que el sol brillante, sigue ahí… Esperemos a que las nubes se disipen para ver de nuevo al sol salir. ¡Vuela, el avión eres tú!
PRACTICA LA ORACIÓN:
La oración es la forma de comunicarnos con la esencia de la vida…. ¡CON DIOS!
TEN POR SEGURO QUE TODOS ESTOS EJERCICIOS PRACTICADOS CON AMOR Y DEDICACIÓN TE DARAN VIDA, UNA VIDA SANA, EN LA CUAL TU CAMINARAS FIRME Y EQUILIBRADO, PORQUE LA FE QUE VIVIFICARÁ TU ESPIRITU A TRAVÉS DE ESTOS EJERCICIOS FORTALECERÁ CUALQUIER TIPO DE EMPRENDIMIENTO.