Archivo | octubre 2011

MI SALUDO MATINAL EN ESTE SABADO Y MIS MEJORES DESEOS PARA TODOS EN ESTE PUENTE

Saludo matinal

 

Sábado 29 de octubre del 2011

 

Queridos amigos, hola buenos días, la perfección no existe en la tierra, pero   en ella adquirimos conocimientos, que sirven para conseguirla. A medida que vamos fijando las metas a ser alcanzadas, más amplias son las perspectivas que se dilatan en nuestro interior,  llegando a identificarnos  con la vida y elevamos los valores  más importantes  que pasamos a descubrir y  sentimos la necesidad de vivenciar.

 

Abandonando las regiones sombrías de los conflictos degradantes, en los que permanecimos largo tiempo, comenzamos a disfrutar  del bienestar sin recelo y de las alegrías sin inseguridades, pues nos hemos liberado de los perturbadores premios y castigos referentes a los actos practicados, a los que estábamos condicionados por las imposiciones sociales y religiosas.

 

En esa ocasión, el ego, cede lugar a otras conquistas que reparten júbilos en cuanto compartimos identificaciones realizadoras y la ausencia de angustia  como de inseguridades favorece la visión  lúcida del sentido existencial de la vida.

 

El ansia de crecimiento no tiene límites.

 

El desconocimiento  de los potenciales que pueden ser movilizados, para el intento y la realización, es lo que constituye el impedimento para los hombres que no son hábiles, empero inmaduros psicológicamente.

 

Es la lucha que trabamos, en el campo de pasiones donde nos movilizamos,  nos alimenta  y envicia, y nos complacemos en las imposiciones que nos permitimos gracias a las fuertes sensaciones, plenas de compensaciones inmediatas, características  del periodo primario de la evolución.

 

Somos herederos de nuestra historia antropológica, que esta fijada en los atavismos de las experiencias vivenciados durante las fases primarias  del desarrollo. Por ser, igualmente,  psicológico, ampliamos todos los potenciales que poseemos latentes y rompemos las amarras as centrales, con el fin de liberar el Yo, adormecido, esclavizado a los instintos.

 

 

La liberación del yo profundo ocurre a medida que se desbaratan los deseos – las pasiones del concepto budista, al fin de alcanzar la realización interior.

 

Preocupados con la etapa Terminal del proceso de evolución y con profunda psicología, Allan Kardec interrogo a los Nobles Mensajeros que lo asistían, en la elaboración de la Doctrina Espirita:

 

– ¿Qué es el espíritu después de su ultima reencarnación?

 

Y ellos respondieron: “Espíritu bienaventurado; Espíritu puro.” Es semejante a la transparencia que el diamante alcanza después de la depuración transformadora que sufre en el  silencio  de su sutileza molecular, librándose de toda imperfección interna  por la que pasa y de toda la impureza que lo reviste.

 

Esa conquista es el inmenso desafió de la evolución de los seres. Conquista que todos hemos de lograr, unos más tarde, otros más temprano, todo depende de nosotros, de la prisa que nos demos.

Por muy serenas que se muestren las aguas en las que navegamos, la tempestad vendrá, un día, para probar nuestras resistencias y coraje, creatividad y comprensión.

Es necesario que ejercitemos nuestras propias energías, aprender  un poco más,  perfeccionar lo que sabemos y caminar siempre adelante.

 

Sea cual sea el área en la que nos encontremos no marginemos, actúa  y sirve.

 

Si dificultades mayores interfieren  en tu espíritu, no te detengas porque las circunstancias  te hayan colocado en un laberinto de problemas  de los cuales aun no conoces la estructura, prosigue trabajando y la más difícil de todas las soluciones te surgirá.

 

Amigos os deseo un feliz sábado, seguramente ya no mandare más mensajes hasta el miércoles, me marcho de viaje, mi corazón sigue  a  vuestro lado, y os deseo que paséis este puente,  felices y contentos, que oréis por los que partieron al otro lado de la vida, que agradecen la luz que les llega a través de la oración sincera.

 

Vuestra amiga Merchita

LAS ESFERAS CELESTES

LAS ESFERAS CELESTES

 Mercedes Cruz Reyes

 El Cielo está por todas partes; por todas partes se encuentra lo inconmensurable, lo insondable y lo infinito en todas partes hay un hormigueo de soles y de esferas, en medio de las cuales la tierra no es nada más que una diminuta unidad.

 

En el seno de los espacios, no hay más que moradas circunscritas a las almas. Siendo libres y puras, estas recorren la inmensidad  y  van a donde les llevan sus afinidades  y sus simpatías. Los espíritus inferiores, grávidos por  la densidad de sus fluidos, permanecen como aferrados al mundo donde han vivido, circulando por la atmósfera y mezclándose con los humanos.

 

Los goces y las percepciones del espíritu no resultan del ambiente que ocupa, sino de su estado personal y de los progresos realizados. Un Espíritu retrasado, de periespiritu opaco y envuelto en tinieblas, puede encontrarse  con el alma radiante cuya forma sutil se preste a las sensaciones más purificadas. Cada uno lleva en si su  gloria o su miseria.

 

La condición de los Espíritu en la vida de ultratumba, su elevación, su felicidad todo depende de su facultad de sentir y de  percibir, que es proporcional a su grado de adelanto.

 

Los Espíritus de orden inferior son como ciegos en medio de la Naturaleza llena de sol  y como sordos  en un concierto, permanecen indiferentes  e insensibles ante las maravillas del infinito.

 

Estos Espíritus, envueltos en fluidos  espesos, soportan las leyes de gravitación y son atraídos para la materia. Mientras el alma purificada recorre la vasta y radiante extensión, mora a su voluntad en los mundos  y apenas ve los  limites de su impulso, el espíritu impuro no puede alejarse de los mundos materiales.

 

 Entre estos estados extremos, numerosos grados intermediarios permiten  a semejantes Espíritus  agruparse  y constituir verdaderas sociedades celestiales. La comunidad de ideas y de sentimientos, la identidad de gustos, de opiniones y de aspiraciones atraen y unen a estas almas que forman grandes familias.

 

La vida del espíritu avanzado es esencialmente activa, aunque sin fatigas. Se transporta  con la rapidez del pensamiento. Su envoltura sutil es invisible para los Espíritus inferiores. Ve, oye, percibe, no ya con los órganos materiales, sino directamente, sin intermediarios, con total integridad de su ser. El Espíritu elevado nada en el seno de las sensaciones  deliciosas. El queda libre de todas las necesidades del cuerpo.

 

La alimentación y el sueño no tienen para el ninguna razón de ser. Todas las inquietudes de la tierra han desaparecido para el. En cambio en Espíritu inferior lleva consigo, más allá de la tumba, sus costumbres, sus necesidades,  sus preocupaciones materiales. No pudiendo elevarse  por encima de la atmósfera  terrestre, vuelven a participar  de la vida de los humanos, a intervenir en las luchas, en sus trabajos en sus placeres. Sus pasiones y sus apetitos, siempre vivos, les abruman, y la imposibilidad  de satisfacerlos supone para ellos una tortura. 

 

Los espíritus no necesitan de la palabra para comprenderse. Se refleja en su Espíritu cada pensamiento como si se tratase  de un espejo, cambian sin esfuerzo sus ideas  con una rapidez vertiginosa. El espíritu elevado puede leer en el cerebro del hombre y discernir sus más secretos designios. Nada le queda oculto. Escruta todos los misterios de la Naturaleza y puede explorar a voluntad las entrañas del planeta. Atraviesa los cuerpos más densos  y ve abrirse ante si  dominios impenetrables para el pensamiento de los hombres.

 

 

La humanidad nos e constituye de generaciones transitorias, y si de Espíritus eternos, caminando hacia un glorioso destino.

 

El Sol es la divina matriz de la vida y la claridad que irradia  proviene  del Autor de la creación.  La muerte del cuerpo no conduce al hombre a situaciones milagrosas. Todo proceso  implica gradación. Hay múltiples regiones para los desencarnados, tal y como existen innumerables y sorprendentes planos para las criaturas envueltas en la carne terrestre. Almas y sentimientos, formas y cosas, obedecen a principios de desenvolvimiento  natural y justa jerarquía.

 

Los espíritus que no han podido vencer sus pasiones llevan una vida errante, vagabunda, sin ser una causa de sufrimientos,  les hace inseguros e indóciles. La mayor parte de los Espíritus que han vivido en la Tierra, son errantes, ni malos, ni buenos, sino débiles e inclinados  a las cosas materiales. Van en busca de un estado mejor, que se les escapa. Indecisos entre lo justo e injusto, la verdad y el error, la sombra y la luz.

 

La ignorancia, el egoísmo, los defectos de todo tipo, reinan aun en la erraticidad, y la materia ejerce siempre, influencia sobre tales Espíritus. Todas las regiones  del Universo están pobladas por Espíritus atareados. La ausencia de preparación religiosa, en el mundo da lugar a dolorosas perturbaciones.

 

El Cielo, el Infierno y el purgatorio han sido las estancias que el hombre al principio creía eran su lugar de destino cuando partían al más Allá, la Doctrina Espirita   nos ha descubierto el velo que ocultaba la visibilidad de  la vida espiritual, a través de la Doctrina Espirita y  Médiums de renombre como es el caso de Chico Xavier, Divaldo Pereira Franco, León Denis, y muchos otros,  han informado muy bien cual es la situación del espíritu al desencarnar, al igual que es el Cielo y que es el Infierno, la vida en el mundo Espiritual.

 

Una de las zonas descritas por Andre Luíz a través del médium  Francisco Candido Xavier en el libro “Nuestro Hogar”  es el Umbral, que comienza en la superficie de la tierra. Es la zona oscura  de todos aquellos que en el mundo no resolvieron  atravesar las puertas   de los deberes sagrados a fin de  cumplirlos,  demorándose en el valle de la indecisión o en el pantano de los numerosos errores.

 

Es espíritu al reencarnar, promete cumplir, un programa de servicios del Padre; pero es muy difícil hacerlo, y cae siempre por su egoísmo e indecisión. Siguen manteniendo el odio  a sus adversarios y la misma pasión por los amigos. Pero, ni el odio es justicia, ni la pasión amor. Todo lo que excede  sin aprovechamiento, perjudica a la economía  de la vida. Los desequilibrados permanecen en las regiones nebulosas que siguen a los fluidos carnales. El deber cumplido es una puerta que atravesamos en el infinito, rumbo al continente sagrado de la Unión con el Señor.

 

El umbral es una región de profundo interés para quien está en la Tierra. Allí se concentra todo lo que no tiene finalidad para la vida superior. El Umbral está repleto de desesperados. Al desencarnar no encuentran al señor a disposición de sus caprichos. Allí nunca falta la protección divina. Cada espíritu permanece en el solo el tiempo necesario. Por eso el señor permitió que se erigiesen colonias, como es el caso de Nuestro Hogar, consagradas al trabajo y al socorro espiritual.

 

Todo espíritu donde se encuentre, es un núcleo radiante de fuerzas que crean, transforman o destruyen  exteriorizadas en vibraciones, que la ciencia terrestre aun no puede comprender. Quien piensa, está haciendo algo más que eso. Por el pensamiento los hombres encuentran en el Umbral los compañeros cuya afinidad con las tendencias de cada uno los atrae. Toda alma es un imán poderoso. Hay una extensa  Humanidad invisible, que sigue a la Humanidad visible. Las misiones  más laboriosas del Ministerio de Auxilio están constituidas en el Umbral por abnegados servidores, los misioneros de allí encuentran fluidos pesadísimos emitidos sin cesar por millares de mentes desequilibradas, en la practica del mal, o terriblemente flageladas en los sufrimientos rectificadores. Es necesario mucho valor  y mucha renuncia para ayudar a quien nada comprende  del auxilio que se le ofrece.

 

Nuestro Hogar es una Colonia  espiritual, donde innumerables servidores ayudan a espíritus no propiamente victoriosos, los planos vecinos a la esfera terrestre poseen su naturaleza específica. Nuestro Hogar es una fundación de distinguidos portugueses, desencarnados en Brasil, en el siglo XVI. Al principio la lucha fue enorme y exhaustiva, según consta en los Ministerios de esclarecimiento.

 

Nuestro Hogar  está constituido, por amplias avenidas adornadas por árboles frondosos, aire puro y atmósfera de profunda tranquilidad espiritual. Allí no existe la ociosidad o la inercia, las vías públicas están repletas (según descripción de André Luíz) Numerosas entidades  circulan por sus calles, hay numerosos ministerios uno de ellos es el de Auxilio, está constituido por edificios  y casas residenciales, representando Instituciones y refugios adecuados  a la tarea de jurisdicción. Allí residen orientadores, operarios  y otros servidores  de la misión. En esa zona se atiende  a enfermos, se oyen rogativas, se seleccionan oraciones,  se preparan reencarnaciones, se organizan grupos de socorro para los habitantes del Umbral o para los que lloran en la Tierra, y se estudian soluciones para todos los procesos que originan sufrimientos.

 

Los Ministerios de Nuestro Hogar, que es una colonia de trabajo y realización, se dividen en seis Ministerios, orientado cada uno por doce ministros. Están los Ministerios de Regeneración, de Auxilio  de Comunicaciones, de Esclarecimiento, de Elevación y de Unión Divina. Los cuatro primeros aproximan a la esfera terrestre y los dos últimos, unen al plano superior, pues es una zona  de transición. Los servicios  más ordinarios  se localizan en el Ministerio de Regeneración y los más sublimes  en el de la Unión Divina.

 

Las colonias espirituales no son todas iguales, cada agrupación presenta particularidades esenciales. Cuando los desencarnados del Umbral, se revelan aptos para recibir la cooperación fraternal, se demoran en el Ministerio de auxilio; pero cuando se muestran refractarios, son encaminados al Ministerio de Regeneración. Si  revelan provecho, con el correr del tiempo son admitidos en los  trabajos de Auxilio, Comunicaciones y Esclarecimiento con el fin de que se preparen, con eficiencia, para futuras tareas planetarias. Solo algunos  consiguen una actividad prolongada en los Ministerios de Elevación; siendo rarísimos  los que, cada diez años   alcanzan permanencia en los trabajos de Unión Divina.

 

Las tareas de auxilio  son laboriosas y complicadas, los deberes en el Ministerio de Regeneración constituyen testimonios pesadísimos, los trabajos en Comunicación exigen alta noción de responsabilidad individual, los campos de Esclarecimiento requieren capacidad  de trabajo y valores intelectuales profundos, el Ministerio de Elevación pide renuncia  e iluminación, las actividades  de Unión Divina requieren conocimiento justo y sincera aplicación del amor universal. La Gobernación, a su vez, es una sede activísima de todos los asuntos administrativos y de numerosos servicios de control directo, como, por ejemplo, el de la alimentación, la distribución de energías eléctricas, transito, transporte, y otros. Allí la ley de descanso es rigurosamente observada, para que determinados servidores  no estén más sobrecargados que otros; pero la ley de trabajo es también rigurosamente cumplida. En lo que concierne al reposo, la única excepción es la del propio Gobernador, que nunca aprovecha lo que le toca, en ese terreno. El nunca se ausenta de la Gobernación. Solo en las ocasiones en que el público así lo exige.

 

Una música  armoniosa se escucha mientras se trabaja en Nuestro Hogar, pues ella intensifica el rendimiento en el servicio, en todos los sectores  del esfuerzo constructivo, nadie trabaja allí sin estimulo de alegría

 

Animo a todos los compañeros a que leáis, este libro, el os enseñará que la vida del más allá, es prometedora para todo espíritu, siempre que sepa elevarse por encima de sus imperfecciones, y adquirir las alas a través del bien, y de sus buenas obras, para instalar en si el Cielo que Dios promete a todos sus hijos, buenos y files.

 

 

Trabajo realizado por M. C. R.

CARTA DE UN MUERTO

CARTA  DE UN MUERTO

Me pide  usted noticias del cementerio en las conmemoraciones de los Difuntos.  Y como tengo en mis manos  la carta de un amigo, desencarnado, dirigida a otro amigo que aun se encuentra en la Tierra, acerca, de este asunto, con permiso de el,  le transcribo el mensaje, sin cualquier referencia a nombres, para dejarle la belleza  libre de notas personales.

Es el texto con su contenido puro y simple:

Querida, usted no puede imaginar  lo que es entregar en la tierra la carcasa inerte, el día dos de Noviembre.

Es una verdadera tragedia para el muerto inexperto.

Recuerde  que en el entierro de mi viejo cuerpo, corroído por la enfermedad, se realizo en el crepúsculo, cuando el cementerio parecía una casa decorada  para una  celebración.

Me hallaba tristemente instalado en el coche fúnebre, montando guardia  a mis restos, reflexionando  en lo miserable de la vida humana…

Contemplado desde lejos a mi mujer y a mis hijos, que lloraban discretamente en un  largo automóvil de alquiler, meditaba en aquella anotación de Salomón – <<vanidad de las vanidades, todo es vanidad>> -, cuando,  en el camino al cementerio, fui desalojado de improviso.

Con la multitud inquieta de los vivos en la carne, venia la masa enorme de los vivos de otra naturaleza.  Eran  cientos  de desencarnados, que me  analizaban curiosos, entre el sarcasmo y la conmiseración.

Algunos me dirigían preguntas indiscretas,  mientras otros me deploraban la suerte.

Con mucha dificultad, seguí el ataúd  que transportaba mi esqueleto inmovible y, en vano, intente ubicarme a mi esposa en lágrimas.

Mal pude oír la oración que algunos amigos me consagraban, porque de repente, la ola  tumultuosa me arrebató al círculo más íntimo.

En balde procuré regresar  al cuadro humilde en que me situara la sombra de lo que yo fuera en el mundo… Los visitantes terrestres de aquella mansión, pertenecientes a los supuestos finados,  traían consigo inmensa turba de almas sufridoras y rebeldes, perfectamente yugo de sí mismos.

Muchos de esos Espíritus, encadenados  a nuestros compañeros humanos, gritaban al pie de las tumbas, contando los crímenes ocultos que los habían arrojado al pozo oscuro de la muerte, otros traían en las manos documentos acusadores, clamando contra la insania  de parientes o contra la banalidad  de los tribunales que les habían alterado las disposiciones  y deseos.

Padres lloraban contra los hijos. Los hijos protestaban contra los padres.

Muchas almas, principalmente aquellas cuyos despojos  se localizan en los túmulos de alto precio, penetraban la intimidad del sepulcro y, desde allá,  lanzaban gemidos y sollozos aterradores, buscando inútilmente levantar  a los propios huesos, en el intento de lanzar a los seres queridos verdades que el tímpano  humano detesta oir.”

Mucha gente desencarnada hablaba a cerca de títulos y depósitos financieros perdidos  en los bancos, de tierras desaprovechadas, de casas olvidadas, de objetos de valor  y obras de arte que les habían escapado de las manos, ahora vacías y exentas  de posesión material.

Mujeres despeinadas clamaban venganza contra crueles hombres, y hombres barbudos e inquietos vociferaban contra mujeres insensatas y delincuentes.

Tal vez porque aun trajese conmigo el olor del cuerpo físico, muchos me daban por vivo aun en la Tierra, capaz de auxiliarlos en la solución de los problemas que les escaldaban la mente, y despejaban sobre mis alegaciones y quejas, libelos y testimonios.

Observe que los médicos, los padres y los jueces son las personas más  discutidas y criticadas aquí, en razón de los votos y promesas, socorros y testimonios, los cuales no siempre correspondieron a la expectativa de los traspasados.

En muchas ocasiones, oí de amigos espiritas la afirmación de que hay siempre muchos muertos obsesando a los vivos, más, registrando biografías y narraciones, escuchando el lloro  y maldiciones, tanto como viendo el retrato real de muchos, hoy creo que son más los vivos  los que flagelan  a los muertos, esposándolos a los desvaríos y pasiones de la carne, por el menosprecio con el que les  traen a la memoria  y por la hipocresía con la que les visitan las sepulturas.

Tales fueron mis obstáculos, que no conseguí ver más  a los familiares en aquella hora solemne para mi inseguridad  de  recién fallecido, y, solamente cuando los hombres  y las mujeres, casi todos protocolares e indiferentes se retiraron, es que las almas  terriblemente atormentadas e infelices desalojaron el recinto, dejando en la retaguardia solamente  en  nosotros otros, lo libertos  en dificultad pacifica,  y haciéndome percibir que el túmulo  en el hogar de los muertos era una simple consecuencia de la perturbación reinante  en el hogar de los vivos. Apaciguado el ambiente, el cementerio me pareció  un nido claro y acogedor, en donde no me faltaron brazos amigos, respondiendo a mis suplicas, y la ciudad, a mi alrededor,  se me figuraba entonces, en vasta necrópolis, poblada de tumbas y cruces, en las cuales  los espíritus encarnados y desencarnados viven el angustioso drama de la muerte moral, en pavorosos compromisos de la sombra.

Como ve, mientras la Humanidad no se habilite para  la vida eterna, es muy desagradable embarcar de la Tierra para el Más Allá, en el día dedicado por ella al culto de los muertos  que le son simpáticos e antipáticos.

 

ALEGRIA DE VIVIR

ALEGRIA DE VIVIR

 La vida es un poema de belleza, cuyos versos están constituidos de propuestas de luz, escritas en la partitura de la Naturaleza, que exalta su presencia en todas partes. La existencia física es un cuadro  aparte de conquistas y encantamiento, mediante cuyo aprendizaje el espíritu se embellece y alcanza los páramos de la realidad.  En todas partes  hay sol y armonía invitando a la paz y a la participación en su conjunto feliz.  Sin embargo, solamente la criatura  humana se presenta triste , marcada por las zarzas morales que carga  de las actitudes pasadas, de los compromisos mal vividos,  de las realizaciones desastrosas, transfiriendo de una etapa a otra  lo que podría lograr  de una vez, en el caso que resolviera por la solución de las dificultades de dentro para fuera, que es la contribución del esfuerzo bien dirigido.

 

La alegría de vivir, pues, debe ser parte activa del programa  de construcción personal de la criatura inteligente. Disfrutar  de toda la magia  existente en el panel universal, sacando las maravillosas concepciones de plenitud que está al alcance  de todo aquel  que desea elevarse, libre de tormentos  y de amarras con el pasado.

 

El destino de la criatura  es la libertad, hacia donde sigue con los ojos puestos en el futuro.  Ser libre significa no depender, optando por lo que constituye  estimulo para la victoria; no tener pasado ni inquietarse por el futuro, viviendo ampliamente el presente  en transportes de paz y alegría.

 

A medida que se madura psicológicamente, la alegría de vivir constituye una razón poderosa para la prosecución de la actividad de iluminación. Tal alegría, ciertamente, no impide episodios de reflexión por el dolor, de ansiedad, por amor, de espera por la salud, de presencia de la enfermedad, de angustias momentáneas, de inquietud delante de lo que esté ocurriendo. Esos fenómenos, que forman parte del curso existencial, no eliminaba la alegría, más bien le dan motivo de presencia, porque a cada desafió sigue una victoria; después de cada testimonio viene una conquista; a cada emprendimiento de dolor se presenta un nuevo peldaño de equilibrio, haciendo que la alegría sea constante y motivadora para la producción de nuevos valores.

 

La alegría proporciona al cerebro una mayor contribución de enzimas especiales, encargadas de producir la salud, posibilitando la risa que es un estimulante poderoso para la fabricación  de inmunoglobulina salivar (sIgA), portadora de factores inmunizantes, que propician el constante equilibrio orgánico, evitando la invasión de varios virus  y bacterias perniciosas.

 

Reír es una forma de expresar  la alegría sin que la carcajada estridente, nerviosa, descontrolada, tome parte en su exteriorización. Cuando reímos, estimulamos preciosos músculos  faciales y generales, eliminamos toxinas perjudiciales acumuladas, que terminan por intoxicar al individuo.

 

La risoterapia significa un recurso valioso para evitar determinadas contaminaciones,  pero también para auxiliar en el restablecimiento  de patologías graves, principalmente infecciosas mutiladoras, las degenerativas de la máquina orgánica y varios disturbios en las áreas emocional y psíquica.

 

Asevera el Evangelio que raramente Jesús  sonreía. Normalmente era visto llorar  y casi nunca sonreír. El que se presentaba como el Ser más perfecto que Dios ofreció al hombre para servir de modelo y Guía,  como aclararon los espíritus  al  eminente Codificador Allan Kardec… Que llorase, resulta paradójico… se trata de una contradicción aparente . sus légrimas no eran de sufrimiento, pero si de compasión, ese sentimiento superior y elevado de coparticipación que dirigía a las criaturas, que preferían permanecer en la ignorancia en vez de aprovechar  Sus lecciones libertadoras. Era una forma de expresar ternura por los enfermos voluntarios, que en El tendrían la terapéutica eficaz  para librarse          de los males que los amargaban y no obstante, relegaban a plano secundario, aturdidos por la búsqueda  del casi nada inmediato y fugaz.

 

Esto está demostrado cuando hablaba de Su Buena Nueva de Alegría y se presenta como la Puerta de las ovejas,  la Luz del mundo, el Camino, La Verdad, y la Vida, el Pastor, el Mesías, informando que somos la Sal de la Tierra, las ovejas, los necesitados de todo jaez, necesitados de si, de El, como conductor y Psicoterapeuta para nuestra innumerables deficiencias y enfermedades del alma.

 

El autoconocimiento  revela al ser sus posibilidades  y limitaciones, abriendo espacios para la renovación  y conquista de nuevos horizontes de salud y plenitud, sin conciencia de culpa, sin estigmas.

 

Las psiconeuroinmunologia viene a demostrar que el estado de salud puede ser conseguido por el propio individuo que resuelve renovarse y creer en si mismo, en sus inmensas reservas de energías, en el valor de sus conquistas. Perfectamente compatibles con la ley de Causa y Efecto, las realizaciones positivas eliminan o disminuyen el peso de las negativas perjudiciales.

 

La criatura humana  es lo que es su psiquismo, conforme el actúa, así se presentan las manifestaciones del mundo de su yo y del Self.

 

 Por tanto el pensamiento bien construido, actúa en el mecanismo del sistema nerviosos, en el cerebro y estos conjugados, producen enzimas protectoras que tornan inmune el organismo a muchas invasiones de agentes destructivos, propiciando la salud.

 

La alegría de vivir es una invitación para una existencia rica en producciones morales, espirituales, artísticas, culturales, estéticas, y nobles.

 

El destino existencial deja de ser vivir bien, que es una de las metas humanas, para bien vivir, que es una conquista personal intransferible, especial, que jamás se altera o se pierde, fomentando la felicidad y trabajando por la paz que todos aspiran.

Trabajo extraído del libro “Vida, desafió y soluciones” de Divaldo Pereira Franco

A LOS CONSUMIDORES DE DROGAS

A LOS CONSUMIDORES DE DROGAS

Tal vez ya haya dicho o haya oídos decir la infeliz afirmativa: Si yo uso drogas,  el problema es mío, y nadie tiene nada que ver con eso. La droga solo a mi me perjudica.

Si usted piensa de esa manera, nos gustaría invitarle a hacer algunas reflexiones al respecto, bajo otro punto de vista.

Usted ya debe haber visto, a lo vivo, por la TV o en los periódicos, la triste imagen de una criatura de ocho años de edad o la de un adolescente de doce, con una ametralladora en las manos, al servicio de los traficantes de drogas, no es mismo?

Son escenas chocantes y deprimentes, usted ha de convenir…

No en tanto, usted jamás debe haber pensado que, usando drogas, está colocando el dinero en la mano del traficante para que él compre el arma y la coloque  en los hombros de esas criaturas.

Usted ya debe haber visto el sórdido espectáculo  de una madre desesperada, con el corazón sangriento y el rostro bañado en llanto,  inclinada sobre el cadáver del hijo querido que murió intentando hacerse  con la mercancía que llegase a sus manos.

Usted, que es consumidor, tal vez no se haya dado cuenta, más es un responsable  por la violencia generada en ese disputado mercado de las drogas.

Usted, que es usuario de las drogas, aunque sea de vez en cuando, está contribuyendo con la corrupción nutrida  en el submundo de las drogas, y fomentando la disputa sangrienta  por  el consumidor, que llena los bolsillos  de los poderosos del tráfico, diezmando vidas y matando esperanzas.

Lamentablemente, la gran mayoría de esos consumidores no perciben que el mal que causan está lejos de ser un problema suyo, como afirman.

No se dan cuenta de que su vicio es alimentado con sangre y lagrimas de muchos.

En nombre de la satisfacción de su egoísmo, el consumidor de drogas deja un rastro de sangre  sin precedentes… Y  sin duda,  responderá por eso ante las Leyes Divinas.

 

Las noticias notificaron el asesinato de un periodista, que fue ejecutado a sangre fría por los dueños del territorio, que el invadiera, en el cumplimiento de su deber de profesional comprometido con la verdad.

El pueblo se manifestó.  Hubo pancartas, protestas y pedidos de justicia. Muy laudable, no hay duda.

Más, cuantos de aquellos que empuñaron la bandera de la paz  y de la justicia no habrán contribuido para que aquella ejecución se realizase.

Cuantos ejecutivos que, sentados en sus poltronas de lujo critican la violencia, sin darse cuenta de que está alimentada por la harta mesada que colocan en las manos de los viciados hijos.

Usted ha de concordar que no habría ese infame mercado de las drogas  si no hubiese consumidor.

Cuando vemos la cínica expresión de un prisionero que comanda el terror  de dentro de la prisión, tenemos que admitir que el actúa de esa forma porque tiene  quien le cubre las espaldas, y está seguro de que nada le sucederá.

Y usted, que es consumidor de drogas, está financiando ese mercado millonario, alimentando a esos tiranos crueles que enriquecen gracias  a su frágil voluntad de encarar la vida  de frente y de mente lúcida.

Más esas no son las únicas desgracias que un viciado provoca. Hay aquellas que acontecen dentro de su propio hogar. Aquellas capaces de dilacerar un corazón de una madre o de un padre, de un hermano o de un hijo, con actitudes inconsecuentes y egoístas.

Si usted aun no había pensado en esa cuestión bajo ese punto de vista, piénselo ahora.

Y, si piensa con sinceridad, percibirá  que el vicio está lejos de ser un problema solo suyo, que solo le perjudica a usted.

Haga un balance urgente  y tome la decisión acertada: evite las drogas. Empobrezca  a esos buitres que se alimentan de las vidas de los dependientes descuidados.

 

Si le faltan las fuerzas, busque ayuda de profesionales especializados y confié su corazón a aquel que fue y continúa siendo el mayor  Psicoterapeuta de todos los tiempos: Jesucristo. .

Su atendimiento es gratuito, basta buscar-Lo a través de la oración.

Si las drogas aun no destruyeron por completo  su sentido crítico, reflexiones ahora sobre todo esto y cambie de rumbo sus pasos.

Tenemos la certeza de que usted lo conseguirá.

Redacción del Momento Espirita.

MENSAJES ESPIRITUALES (CONFERENCIA)

 

MENSAJES ESPIRITUALES

 Todos somos portadores de la planta de Cristo, sembrada en la tierra del corazón. Si sabemos aprovechar las oportunidades y despiertan en nosotros los sentimientos superiores, verificaremos que las lecciones del Maestro tienen vida propia y revelan expresiones  desconocidas a la inteligencia, a medida que nos esforzamos en la edificación en nosotros mismos, como instructores del Padre, pero si por el contrario el Espíritu se engolfa en cálculos y raciocinios, el Evangelio de Jesús no nos parece otra cosa que un conjunto de enseñanzas comunes.

 

Cuando crecemos para el Señor, sus enseñanzas crecen igualmente a nuestros ojos. Son muchos los hombres en el planeta encarnados que están aptos para la realización de tareas programadas en el mundo espiritual y son muy pocos los que triunfan. El servicio legítimo no es una fantasía, es un esfuerzo de todos los que componen la obra, sin el cual esta no puede prevalecer. Cuando olvidamos la misión de nuestro Espíritu misionero  y del deber de dedicarse a sus semejantes, nos transformamos en instrumentos inútiles.

 

Hay médium y médiumnidad, adoctrinados y doctrina, como existen la azada y los trabajadores. La azada puede ser un instrumento de trabajo excelente, pero si falta el Espíritu de servicio en el cultivador, la utilidad de la azada será, inevitablemente, la herrumbre. Así sucede con las facultades psiquicas, y con los grandes conocimientos. La expresión medianimica puede ser riquisima; no obstante, si el dueño no consigue mirar mas allá de sus propios intereses, fracasara  fatalmente en la tarea que le es encomendada, todo trabajo constructivo tiene las  batallas que le corresponden.

 

 

Son muy escasos los servidores que toleran las dificultades y los reveses de las líneas del frente. Son incontables los trabajadores que retroceden cuando la tarea abre las oportunidades más valiosas. Los hombres enla Tierrala mayoría están viciados en cultos externos en la actividad religiosa. Creyendo resolver todos los problemas por la aptitud suplicante. En verdad, todo acto de humildad y de amor es respetable y santo, e, incontestablemente, el Señor nos concederá sus bendiciones; pero no debemos olvidar que es imprescindible que mantengamos la limpieza del Espíritu, para recogerlas, es deber que nos incumbe, hemos de convertirnos en espíritus que sean cartas vivas de Jesús, para la humanidad encarnada, constituyendo todo obstáculo una oportunidad verdaderamente preciosa para aquellos que ya tienen “ojos para ver”.

 

Toda expresión religiosa es sagrada; todo movimiento superior de educación espiritual es santo en sí mismo. Tenemos entonces, ante nosotros, la incomprensión de los buenos, que constituye dolorosa prueba para todos los trabajadores sinceros, porque, finalmente, no estamos haciendo una obra individual y si promoviendo un movimiento libertador de la conciencia humana, a favor de la propia idea religiosa  del mundo, que no debemos olvidar que es progresiva, como lo es el alma del hombre.

La ciencia progresa aceleradamente en el planeta, a medida que se suprimen los sufrimientos del cuerpo, se multiplican las aflicciones del alma,  las estadísticas de los crímenes humanos, es espantosa. Los homicidios, los suicidios,  las tragedias conyugales, los desastres del sentimiento,  las huelgas,  los impulsos revolucionarios de la indisciplina, la sed de experiencias inferiores, la inquietud sexual,  las enfermedades desconocidas,  la locura, invaden hogares humanos. El hombre domina cada día más el habiente exterior que constituye su morada,  aunque no llega a conocerse a sí mismo.

 

La humanidad terrestre, actualmente, que son las personalidades humanas, se envuelven en desequilibrios entre sí, en proceso mundial de reajuste y de redención. Los criminales se aferren

 

 

La ciencia progresa aceleradamente en el planeta, a medida que se suprimen  los sufrimientos del cuerpo, se multiplican las aflicciones del alma, las estadísticas de los crímenes humanos, es espantosa. Los homicidios,  los suicidios, las tragedias conyugales, los desastres del sentimiento, las huelgas, los impulsos revolucionarios de la indisciplina, la sed de experiencias inferiores, la inquietud sexual, las enfermedades desconocidas, la locura, invaden los hogares humanos. El hombre domina cada día más el habiente exterior que constituye su morada, aunque no llega a conocerse a sí mismo.

 

La humanidad terrestre, actualmente, que son las personalidades humanas, se envuelven en desequilibrio entre sí, en proceso mundial de reajuste y de redención.

 

Los criminales se Aferran   a los criminales, los enfermos se  asocian a los enfermos. Es necesario que los que quieren servir en la obra de la redención del mundo, sean instrumentos adecuados para las rectificaciones espirituales, habilitándonos los encarnados para ofrecer un mayor entendimiento del Espíritu de Cristo. Para conseguirlo tenemos que ser colaboradores fieles, sin imponer condiciones, compensaciones y discusiones, y si interesarnos, por la sublimada del sacrificio y de la renuncia ante el Señor.

 

Aquellos que no desean servir, es  mejor que se ocupen de otras tareas, en la obra de Cristo se necesitan trabajadores y servidores que atiendan con buena voluntad, que deseen integrares en la escuela evangélica de la renuncia. Son rarisimos los que conquistan algún éxito en los delicados menesteres de la mediumnidad y del adoctrinamiento.

 

La ignorancia domina a la mayoría de las conciencias encarnadas. Y la ignorancia es madre de las miserias, de las debilidades, de los crímenes. Muchos instructores se amedrentan ante los conflictos humanos, se olvidan de que Jesús no espero a que los hombres fueran perfectos para bajar, Él descendió al plano de los hombres para amar, enseñar y servir. No exigió que las criaturas se hiciesen inmediatamente iguales a Él, y se hizo como los hombres para ayudarlos en la difícil ascensión.

 

Aceptemos quela Tierraes un taller de trabajo redentor y debemos prepararnos para cooperar eficientemente en la indispensable labor olvidando  herreros del pasado  y si es posible, solo recordando solo nuestras obligaciones fundamentales. Muchos médiums fracasan porque no tienen noción de responsabilidad y no recuerdan el deber que han venido a cumplir.

 

Muchos fueron preparados por bienhechores y partieron entusiasmados a la esfera carnal formulando promesas y después la ambición desmedida, la existencia cómoda, prefirieron los desvíos sexuales; volvieron a ser tiranos domésticos y se volvieron perezosos y vanidosos. Se dieron a la palabra sin responsabilidad y amontonaron actividades inútiles. Como médiums prefirieron la inconsciencia de sí mismo; o como adoctrinados,  formularon conceptos para los demás, pero jamas para sí mismos.

 

Son muchos los que tocan a las puertas del Espiritismo sagrado, tan solo con el propósito de ensuciar sus aguas, no son procuradores del Reino de Dios, sino cazadores de intereses personales. Todo Espirita en sus labores carnales,  no deben olvidar que el Espiritismo es una revelación divina para la renovación fundamental de los hombres, y es necesario la construcción del “Reino de Dios” en ellos mismos.

 

El Señor renueva diariamente nuestras oportunidades de trabajo; pero para alcanzar los resultados precisos, es necesario que renunciemos a lo inferior, nadie puede esperar subir espiritualmente, sin esfuerzo, sin sudor y sin lágrimas…

 

Para trabajar con eficiencia, es necesario saber callar, ante todo. Si usamos todas las recetas de obediencia y optimismo que suministramos a los demás, es cuando realmente cumplimos nuestros deberes. Es útil aconsejar, pero aconsejar excesivamente puede suponer, el olvido de nuestras obligaciones. Para enseñar bien, es necesario antes, ejemplificar mejor.

 

En la tierra contamos con el asedio de elementos contrarios; ironías de la ignorancia, ataques de la sensatez, sugestiones inferiores de nuestra propia animalidad, surgirán, ciertamente, en el camino del trabajador fiel. Son circunstancias fatales y lógicas del servicio, porque no venimos al mundo físico para disfrutar de un descanso injustificable, y si para luchar por nuestra propia mejoría, a despecho de todo impedimento fortuito. El buen servidor debe estar preparado para el servicio del Señor, en cualquier circunstancia.

 

Dios concede la sensibilidad agudiza como una especie de lente poderosa, con el fin de que, el beneficiado la use para definir rutas, fijar peligros, y ventajas en el camino, localizar obstáculos comunes y ayudar al prójimo y a si mismo.

 

La misión de adoctrinador es sumamente grave para cualquier hombre. Si queremos alcanzar una resurrección gloriosa, no hay otro camino que el que nos enseño Cristo. Él, se abstuvo de cualquier esclavitud a los vienes terrestres. El Señor, paso, haciendo el bien, enseñando el amor, encendiendo la luz, diseminando la verdad. En la vida humana, junto a los que administran y a los que obedecen, están los que enseñan. En la esfera terrestre hay mayordomos cooperadores, y servidores. Y muy especialmente los que enseñan deben ser los últimos, son muchos los que conocen el bien y lo olvidan en la práctica.

 

El Evangelio es un libro divino, pero mientras permanezcamos en la ceguera de la vanidad y de la ignorancia, no nos expone sus sagrados tesoros. El Maestro fue medico también, dejo en el mundo el patrón de la cura para el Reino de Dios, la salud humana es patrimonio divino y los médicos son los sacerdotes  de ella, los que han recibido él titulo profesional, y no lo utilizan para el bien de sus semejantes, pagan caro su mal proceder. Jesús proporcionaba socorro al cuerpo y administraba la fe en el alma, hay médicos que no siempre alivian el cuerpo y matan la fe. Él expulsaba fiebres malignas, curaba leprosos y ciegos de nacimiento, levantaba paralíticos, pero no era solo eso. Reanimaba a los enfermos, les daba nuevas esperanzas, los invitaba a comprenderla Vida Eterna.

 

Todos creemos en el Espiritismo decimos sentirlo dentro, pero en verdad muchos son los que se están engañando, se dan respuestas falsas  a esta gran verdad, dicen moverse para divulgación de la doctrina y no se dan cuenta que es un pretexto que no saben reconocer, porque muchos hay que suelen traer y llevar chismes que revolucionan y separan  a los centros unos de los otros, guardan intereses, egoístas, afán de protagonismo, vanidades mundanas, y pobre de ellos porque están escandalizando a los pequeños y se olvidan que la gran selección se esta haciendo y si así actúan a ningún fin llegaran, porque tarde o temprano serán descubiertos y caerán avergonzados por su mal proceder y pesarosos de lo que por su causa se haya destruido. Crearon fama sobre principios nobles en arenas movedizas y estas se destruirán creándoles asfixia por el aire que ellos mismos han contaminado.

 

Todo el que se dice seguidor de Cristo, debe tratar de imitarle, y El nunca delato, critico, recrimino, ostentó cargo alguno, las casa espiritas están para enseñar la doctrina y revivificar el Evangelio de Cristo entre sus adeptos, así cuando alguien llegue a pedir ayuda estar preparados para dar la enseñanza recibida, pero todos aquellos que se inmiscuyen en chismes pocos edificantes y crean un circulo de critica terminan contaminándose y desdeñados casi siempre de los que realmente ven sus verdaderas intenciones.

 

 Es un trabajo individual, que solo uno puede hacer para sí mismo y así conseguir la libertad de su Espíritu y nada nuevo podemos descubrir que la codificación  no haya dicho ya, porque la humanidad aun no esta preparada y los elegidos y Nobles del cristianismo ya vinieron en su tiempo a cumplir lo requerido para que la humanidad no camine a ciegas y aprenda a comportarse según las leyes divinas. , Cada uno ha de hacer su trabajo y respetar siempre el del vecino, siempre que entre en consonancia con las reglas establecidas y no perturbe la paz de nadie, la luz, y la fe, que es una decisión igualmente individual según el sentir del alma, y ningún espirita debe permitir que su patrimonio sea alterado para ello debe estar siempre con los ojos bien abiertos orando y vigilando.

 

Es una doctrina consoladora y no un paraíso de glorias, ella nos dice que no discutamos las decisiones y creencias contrarias si no que si Dios nos ha dado el libre albedrío nosotros no somos nadie para juzgar ni recriminar a nadie, la doctrina no necesita de defensores, porque diseminada por todas partes ella misma se inicia en los corazones dispuestos por la espiritualidad para que se divulgue por donde ellos saben que debe germinar.

 

Todo esta claro en la codificación  y aquellos que no cumplen los estatutos y transmite lo que en ella hay, no es espirita. Unos de una manera otros de otra todos deberán venir a decir lo mismo lo que Kardec  transmitió por medio de los Espíritus y que muchos por protagonismo, presunción dicen de otra forma pero sacado de la codificación, con el mismo significado aunque con distintas palabras, el que se invente por mistificación, o obsesión nuevas reglas están no tardaran en caer por su propio peso y pobre de los que lo hagan, el escándalo que promulguen se revolverá contra ellos mismos y sentirán humillaciones y vergüenzas. Pues no podemos olvidarnos que las sombras nunca pudieron con la luz.

 

Muchas veces nuestros ángeles guardianes nos dejan que caigamos porque de otra manera nuestra ceguedad no nos dejaría ver el error. La espiritualidad es fiel a los que trabajan sinceramente y los encaminan a los lugares oportunos para advertir, corregir, y enseñar pero si no hacemos caso, y no analizamos que nuestro trabajo se limita a dar eco a las voces de los Espiritualidad y no a traer y llevar de unos y otros los defectos a los centros que visitamos no originarían divisiones sino que cada uno se limitaría a hacer su trabajo guiado siempre por la mejor intención sin segundas intenciones, ni intereses ocultos.

 

Pobre de aquellos que actúen en nombre de Cristo, escondiendo intereses personales y mundanos, tarde o temprano se les descubrirá y lamentaran todo lo que por su culpa se ha destruido a su alrededor, muchos guiados por sus palabras les han seguido y cuando les descubren la decepción es tal, que muchos son los que abandonan por sentirse engañados y manipulados.

 

Encarnados y desencarnados, se empeñan en batallas destructoras. La calumnia es un monstruo invisible que ataca al hombre, a través de los oídos descuidados y de los ojos desprevenidos, son muchos los compañeros espirituales que se sacrifican en él mas haya, en los trabajos de preservación de la salud humana. Son grandes servidores.

 

Es de ley divina, que nos entendamos y nos amemos unos a otros. Todos sufriremos los resultados del olvido de esa ley, pero cada uno será responsable de cerca, por la cuota de discordia que haya triado a la familia mundial.

 

Desgraciadamente, en la acción colectiva, somos todavía aquella Jerusalén esclavizada en el error. Todos los días somos curados por Jesús, y todos los días lo conducimos al madero. Nuestras obras están casi reducidas a simples recapitulaciones que fracasan siempre. No salimos del aprendizaje de la experiencia. Y, dolorosamente para nosotros, estamos siempre ensayando, en el mundo, la política con los Cesares,la Justiciacon Pilatos, la fe religiosa con los Fariseos, el sacerdocio con los rabinos del Sanedrín, la creencias con los Jairos que acreditan y dudan al mismo tiempo, los negocios con los Anases y CayfaSES. De este modo, no podemos promover la extensión de los acontecimientos cruciales.

 

Mientras no impere la ley de amor, es indispensable que persevere el reinado de la justicia. Estamos colocados” como ovejas en medio de lobos” y aunque nos cabe llevar a cabo el exterminio de las fieras, necesitamos defender la obra del bien contra los asaltos indebidos. Las organizaciones de hermanos consagrados al mal, son vastisimas. No todos son ignorantes o inconscientes. La mayoría esta constituida de perversos y de criminales. Son verdaderamente diabolicas.

 

De eso no tenemos que tener la menor duda. En la superficie terrestre luchamos los pocos felices por la dominación economica, por las pasiones desordenadas, por la hegemonia de los falsos principios. En las zonas inmediatas a la mente terrestre, tienen todo eso en identicas condiciones, hay cooperativas para el mal, sistemas económicos de naturaleza feudal, baja explotación de fuerzas dela Naturaleza, vanidades tiránicas, difusión de mentiras, esclavizaciòn de los que se debilitan por la falta de vigilancia, doloroso cautiverio de los Espíritus fracasados e imprevisores, pasiones tal vez mas desordenadas que las de la tierra, inquietudes sentimentales, terribles desequilibrios de la mente, angustiosas desvíos del sentimiento. Las caídas espirituales ante el Señor, son siempre las mismas, aunque varíen de intensidad y colorido.

 

Es de Alzada Justicia Divina considerar, que en la esfera espiritual, el cuerpo denso modificado puede resurgir todos los días, por la materia mental destinada a su producción; en tanto que para obtener el cuerpo físico, hay almas que trabajan, a veces hasta siglos.

 

Existe una leyenda Hindú de la serpiente y un Santo.

 

_Cuentan las tradiciones populares dela India, que existías una serpiente venenosa en cierto campo. Nadie se aventuraba a pasar por alli, por temor a su asalto. Mas un santo hombre, al servicio de Dios, busco la región, mas confiando en el Señor que en sí mismo. La serpiente lo ataco, sin respeto alguno. Él la domino con su mirada serena y le dijo:” Hermana mía, es de ley que no hagamos mal a nadie”. La víbora, se recogió avergonzada. El sabio continúo su camino y la serpiente se modifico por completo.

 

Procuro los lugares habitados por el hombre, como deseosa de reparar sus antiguos crímenes. Se mostró integralmente pacifica; pero, desde entonces, comenzaron a abusar de ella. Cuando identificaron su sumisión absoluta, hombres, mujeres, y criaturas, le tiraban piedras.

 

La infeliz se recogió en su cueva, desalentada.

 

 Vivía afligida, medrosa, desanimada. Un día, el Santo regreso por el mismo camino y decidió visitarla. Se espanto, viendo la ruina en que se hallaba. La serpiente le canto la amarga historia. Deseaba ser buena, afable y cariñosa, pero las criaturas la perseguían  y la apedreaban. El sabio, penso, penso, y le respondió después de chirla.

 

“Pero mi hermana, hubo equivocación de tu parte. Te aconseje que no mordieras a nadie, que no cometieras asesinatos, ni persecución, pero no te dije que evitases asustar a los malos. No ataques a las criaturas de Dios, hermanos nuestros en el mismo, camino de la vida, pero defiende tu cooperanciòn en la obra del señor. No muerdas ni hieras, pero es preciso mantener al perverso a distancia, mostrándole tus dientes y emitiendo tus silbidos.

 

“Con el Espiritismo el futuro ya no es una vaga esperanza, sino un hecho positivo, una certeza matemática; la muerte ya no tiene nada de terrorífica, es una liberación, la puerta que conduce a la verdadera vida… la pluralidad de existencias (palanginesia)  _ principio esbozado por Cristo en el Evangelio, mas solo definido a medias _, es una de las leyes más importantes reveladas por el Espiritismo, ya que muestra la realidad y necesidad de progreso… El Espiritismo, lejos de negar o destruir el Evangelio, llega para confirmarlo, explicarlo, desarrollarlo, ayudado por leyes naturales que revela; clarifica los puntos oscuros dela Doctrinade Cristo, de manera que para quienes no entendían o resultaban inadmisibles ciertos pasajes del Evangelio ahora pueden comprenderlo y admitirlos gracias al Espiritismo; sabemos mejor nuestro alcance y diferenciamos lo real de lo ilógico; Cristo, nos parece más grande: ya no es para el hombre un simple filosofo, sino “ El Mesías Divino”.

 

El Espiritismo, siendo el Consolador que prometio Jesús enviar ala Tierrapara restablecer ” todas las cosas “, reafirma y pone en practica las Enseñanzas del Maestro de maestros: Adorareis a Dios en Espíritu y Verdad.

 

El fenómeno psíquico puede surgir en cualquier medio religioso y su aparición puede conducir a la persona al Espiritismo, pero la convicción respecto ala Doctrina, el conocimiento de las leyes superiores que presiden el destino Universal del hombre y la perfecta asimilación de ella se logra _ Unicamente _ por el estudio serio y profundo de las obras de Allana Kardec y las que giran en torno de ellas.

 

“Nada perece”. La vida sencillamente, cambia de forma. La tumba nos conduce a la cuna, si bien tanto la una como la otra salen de las voces que proclaman la inmortalidad.

 

“El hombre contemporáneo que a estas alturas niegue los fenómenos espiritas, no merece que se le aplique el calificativo de escéptico, sino de ignorante.” Dr. Thomas Hudson.

 

 

¾  Evangelio extraído de los “Mensajeros Espirituales “de Cándido Xavier y del  “ Gran Enigma “ de León Denis.

 

 

 

FIN

  Trabajo realizado por Merchita

MIS FLORES PERFUMADAS DESEANDOTE UN FELIZ JUEVES

Saludo matinal

Jueves 27 de octubre del 2011

 

Queridos amigos, hola buenos días, volviendo  a la vida, y después de haber dado las gracias a Dios por el nuevo día, vamos a asomarnos a la ventana, lejos de mirar como siempre lo hacemos de fuera para dentro, vamos a hacerlo de dentro para fuera, es decir, lejos de reflexionar sobre lo que sucede en nuestras vidas, vamos a fijarnos en los que pasan por nuestra puerta, en los que conviven con nosotros, y que apenas les prestamos atención.

Miremos quien está a nuestro lado, ayudándonos a comprender los movimientos de la Vida. Nunca estamos solos en los campos de aprendizaje. Los que te acompañan andan contigo en todas las cosas que emprendes, en todos los sentidos que sigas.  Y esas compañías  son espirituales y físicas.  Por eso hemos de mirar  la responsabilidad que tenemos ante ellas: Unas de recibir tu ejemplo, otras de  instruirte en las líneas de la evolución  que pretender seguir.

Debemos afirmar, cuantas veces sean necesarias, que nadie vive solo, ni anda sin compañías. Quien pretenda aislarse, atrofia sus propias facultades.  La ley nos recomienda vivir en grupos y nunca olvidarnos de aquellos  que nos rodean.  La gratitud es nueva fuerza en nuevos entendimientos.  No hacemos nada a ocultas.  Muchos ojos están observándonos, sin dejar de hacerlo una fracción de segundo, registrando y ayudándonos a registrar  todo lo que ocurre con nosotros. Quien se conciencia  de esta verdad, procura  en todas las áreas que opera,  errar menos, usando todos los medios posibles para acertar cada vez más.

Debemos ir aun más lejos y es visualizando a Cristo  andando con nosotros,  esa Compañía Invisible  que nos da la luz para elegir  los caminos más seguros y comprender, con más eficiencia, a aquellos que nos acompañan.

La educación nos concita, del hogar a la escuela y de esta al trabajo,  un procedimiento que no deja  de exteriorizar  nuestra inferioridad, siendo la disciplina la que, cuando permanentemente  limpia y desobstruye todos los restos  de antiguas condiciones de inferioridad, colocándonos como almas que desean y comienzan a conocer la Verdad. No es necesario que conozcas  todos los países del mundo, principalmente aquellos que llamas más civilizados, para que puedas iniciarte en la civilización. Si  observas a los que caminan contigo, todos los días, tus reacciones, en todos los momentos, podrás deducir, sin publicidad, lo que debe ser mejor para ti.

Cada criatura sabe analizar lo que le sirve para su propio bien. Ninguna persona es culpable de tus infortunios y de tu incomprensión. Dios colocó en todos las mismas advertencias  los mismos valores a ser cultivados. Las diferencias que existen, solamente  una cosa puede responder por ellas: la reencarnación, en la escala evolutiva de los espíritus.

Si en el presente estado en que te encuentras aun no lo reconoces, habrás de reconocerlo en otro.

Sin embargo, ninguna de  las criaturas quedará huérfana de las leyes de Dios.

Existe la justicia infalible, vibrando en toda la creación, desde los cromosomas hasta los hombres más ilustres de la Tierra y de estos hasta los Anjeles  más elevados de los Cielos.

¿Y si la Justicia de Dios no falla, porque debemos temer? Habremos de alimentar  la confianza en las fuerzas, en las compañías  que viven con nosotros en todos los momentos de la vida. si todo lo que hacemos  queda registrado en nosotros, y en el gran libro de Dios, nuestro deber es hacer siempre lo mejor, dentro de aquello que ya conocemos que es lo mejor.  ¡No culpes  a nadie de tus desaciertos! El único culpable eres tú mismo.

Acepta las cosas  dentro de ti que, por fuera,  todo va a seguir tus actitudes íntimas. Confía, pues esa ley palpita en todo el Universo.

Amigos os deseo un lindo jueves,  procuremos ser honestos con nosotros mismos, para reconocer en todo momento nuestros errores,  y no tratar de ocultar a nuestro “Yo” lo que es dominio de todos aquellos que nos rodean, y que ven todo lo que hacemos.

 

Cirugía Moral João Nunes Maia