REFLEXIONES SOBRE LA CALUMNIA (DIVALDO PEREIRA FRANCO)


REFLEXIONES SOBRE LA CALUMNIA

Nadie pasa por la jornada terrestre sin experimentar  el cerco de la ignorancia  y de la imperfección humana.

Considerado como planeta-escuela, el mundo físico es bendecido reducto de aprendizaje, en el cual son ejercitados los valores que dignifican, en detrimento de las herencias ascentrales  que señalan  el pasado de todas las criaturas, en su penoso proceso de adquisición de la conciencia.

Heredando las experiencias  atrasadas en sus contenidos buenos y malos, por un largo periodo predominan aquellos de naturaleza primitiva, por estar más fijados en los paneles de los hábitos morales, manteniendo los instintos agresivos-defensivos que se van transformando en emociones, prioritariamente del ego, en continuos conflictos  con el Si-mismo y con todos aquellos que hacen parte del grupo social donde  se movimentan. Inevitablemente, las imposiciones inferiores son mucho más fuertes que aquellas que proporcionan ascensión espiritual, liberando el orgullo, la envidia, el resentimiento, la agresividad, el despotismo, la persecución, la mentira, la calumnia y otros perversos comportamientos que fluyen del ego atormentado.

Toda vez, que el individuo se siente amenazado en su fortaleza de egoísmo por los valores dignificantes del próximo, es dominado por la envidia y enviste furibundo, atacando a aquel que supone su adversario.

Porque aun se complace en la situación deplorable que se maltrata, no desea permitir que otros rompan las barreras que inmovilizan las emociones dignas  y los esfuerzos de desenvolvimiento espiritual, golpeando  con calumnias contra el enemigo, generando dificultades  a su trabajo, creando desentendimiento a su alrededor,  produciendo campañas difamatorias, en mecanismos de preservación de la propia inferioridad.

Recusándose, consciente o inconscientemente, a crecer e igualarse   a aquellos que están conquistando los tesoros del discernimiento, de la verdad, del bien, se transforma, en ociosidad mental y moral en la que permanece, en su cruel perseguidor,  no dándole tregua  y retroalimentándose con la propia insania.

Se torna rebelde y no acepta esclarecimiento, no admitiendo que el otro se encuentre en mejor situación emocional de que el, que se auto valoriza y se auto promueve se complace en perseguirlo  y en denunciarlo.

Nadie consigue realizar algo ennoblecido o dignificante en la Tierra sin sufrir la saña, liberando la envidia y el celo que experimenta cuando es comparado con las personas ricas de amor y de bondad, de conocimiento y de realizaciones edificantes.

La calumnia es el arma poderosa de que se sirve esos enfermos del alma, que la ejercen  de manera cobarde para tiznar la reputación de su prójimo, a quien no consiguen equipararse, optando por su rebajamiento, cuando sería mucho más fácil la propia ascensión  rumbo a la felicidad.

La calumnia, de ese  modo, es instrumento perverso que la crueldad disemina con una sonrisa y cierto aire de victoria, valiéndose  de las imperfecciones de otros compañeros que la amplían, sembrando  el camino de los conquistadores del futuro.

No obstante, la calumnia es también una niebla que el sol  de la verdad diluye, no consiguiendo ir más allá de la sombra que dificulta la marcha  y de las acusaciones calumniadoras que afligen a quien le ofrezca consideración y pierda tiempo en contestarla.

 

*   *   * * * * * * *  *  *  *

 Nunca te permitas afligir, cuando tomes conocimiento de las acusaciones mentirosas que se divulgan a tu respecto, así como de todo cuanto haces.

Evita envenenarte con  sus contenidos enfermos, no reservando espacio mental  o emocional para que se te fijen, llevándote a reflexiones y análisis que te atormenten por su injusticia  y maldad.

Si alguien  tiene algo contra ti, que se te acerque y lo exponga, en el caso que sea honesto.

Si cometiste, algún error o equivoco que te coloque en situación penosa  y otro lo percibe, siendo una persona digna, que se dirija directamente a ti, solicitando esclarecimiento o ofreciendo ayuda, a fin de que demuestre la lisura de su comportamiento.

Si actúas de manera incorrecta en relación a otro y ese experimenta malestar y desagrado, tratándose de alguien responsable, que te procure y mantenga un dialogo esclarecedor.

Cuando, sin embargo, surgen en la empresa  o en la correspondencia, en las comunicaciones verbales o en vehículos de noticia, acusaciones graves contra ti, sin que antes haya habido la posibilidad de un esclarecimiento de tu parte, permanece tranquilo, porque ese adversario no desea informaciones razonables, más si mantén el interés subalterno de proyectar la propia imagen, sirviéndose de ti…

Cuando consultado por los iracundos dueños de la verdad y policías de la conducta ajena con la arrogancia con la que se comporta, exigiéndote  defensas testimonios, no les des importancia, porque el valor que se atribuyen, solamente ellos mismos se permiten…

 

No vives al sol de nadie y el tuyo es el trabajo de iluminación de la conciencia, de desenvolvimiento intelecto-moral, de fraternidad y de amor  en nombre de Jesús, no encontrándote bajo el comando de quien quiera que sea. En razón de eso facúltate la libertad de actuar y de pensar conforme quieras,  sin solicitar licencia o permiso al otro.

Desde que tu labor no agreda a la sociedad, no hiere a nadie, antes, por el contrario, es de socorro  a todos cuantos padecen carencia, continúan sin temor ni sufrimiento en la realización de aquello que consideras importantes para tu existencia.

Desmiente la calumnia mediante los actos de bondad y de perseverancia en el ideal superior del Bien.

Solamente acreditan en maledicencias, aquellos que se alimentan de la fantasia y de la mentira.

Alégrate, en cierto modo, porque te encuentras bajo el punto de mira de los contumaces enemigos del progreso.

Todos aquellos que edificaron en la sociedad bajo cualquier Angulo examinando, padecerán la crueldad de esos Espíritus infelices, envidiosos e insensatos.

Creando leyes absurdas para aplicar  contra los otros, estableciendo dogmas  y sistemas de dominación, programando conductas arbitrarias y organizando tribunales  perversos, esos instrumentos del mal,  tele mentalizada por las fuerzas tiránicas  de la erraticidad inferior, se tornan en todas las épocas enemigos  del progreso, de la fraternidad que odian, del amor contra el cual viven armados…

Apiádate, por tanto, de todo aquel que se transforme en tu torturador, que te cree embarazos  en las realizaciones edificantes con Jesús, que genere celos y cizaña en referencia a tus actividades, orando por ellos envolviéndote  en el Cordero de Dios, siendo compasivo y misericordioso, nunca enviándoles mal por mal, ni acusación por acusación…

La fuerza del ideal que abrazas te darán coraje y valor para el proseguimiento del servicio a que te dedicas, y cuanto más herido, más calumniado, ciertamente más convicto de la excelencia  de tus propósitos, de tu vinculación con el Sumo Bien.

 

*   *   *

¿Cómo pudieron, aquellos que convivieron con Jesús rechazar-Le el apoyo, la misericordia, la orientación?

¿Después de recibir  ayuda para sus males que lo martirizaban, como es posible comprender que, de entre los diez leprosos, solamente uno volvió para dar-Le las gracias?

¿Cómo fue posible a Pedro, que era Su amigo, que Lo recibía en su Hogar, que convivía en intimidad con El, negar-Lo, no una sola vez, sino tres veces sucesivas?

… Y Judas que Lo amaba, vender-Lo y besar-Lo a fin de que fuese identificado por Sus enemigos en aquella noche de horror?

Sucede que el velo de la carne obnubila el discernimiento aun en algunos Espíritus nobles y las injunciones sociales, culturales, emocionales, en ellos producen actitudes desconcertantes, en antagonismos terribles  a las convicciones mantenidas  en la mente y en el corazón.

 

Todos los seres humanos son frágiles y pueden tornarse victimas de situaciones penosas.

Siendo así, no juzgues, a nadie, entregándote en totalidad  a Aquel que nunca Se  engañó, jamás tergiverso, y Se dio en absoluta renuncia del ego, para demostrar que  es el Camino de la Verdad y de la vida.

Joanna de Angelis.

Mensaje psicografiado por el médium Divaldo Pereira Franco, en la mañana del 29 de octubre del 2010, en la Mansión del Camino, en salvador Bahía.

Traducido al español por: M. C. R.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s