Archivo | junio 2011

EN EL PROCESO EVOLUTIVO

EN EL PROCESO EVOLUTIVO

 

De la tierra parten diariamente para el más allá  miles de  viajeros humanos.  Son muy pocos  los que son sublimados y se han ocupado en tareas ennoblecedoras.  La mayoría  se constituye  de espíritus en lucha  por la conquista  de títulos  que les exalten la personalidad.  Han estado experimentando  y no llegaron a ser hombres completos.

 

No debemos nunca olvidar que somos hijos de Dios, en crecimiento.  Sea en los campos de fuerzas condensadas, como en los de la lucha física,  sea en las esferas de energías sutiles, como en los del plano superior, los ascendientes  que nos presiden los destinos son de orden evolutiva, pura y simple, con indefectible justicia siguiéndonos de cerca, a la claridad gloriosa y compasiva del Divino Amor.

 

La muerte a nadie propiciará pasaporte gratuito para la ventura celestial. Nunca tornará esa aduana  hombres en ángeles. Todos transpondremos esa aduana de la eternidad con el exclusivo equipaje  de lo que hayamos sembrado y aprenderemos que el orden y la jerarquía, y la paz del trabajo edificante, son características inmutables de la Ley, en todas partes.

 

La modificación del plano mental de las criaturas nadie la impone jamás: es fruto de tiempo, de esfuerzo, de evolución; y el edificio de la sociedad humana, en el actual momento del mundo, viene siendo sacudido en sus propias bases, compiliendo a inmenso numero de personas a  improvistas  renovaciones.

 

L Puerta Divina no se abre a espíritus que no se han divinizado por el trabajo de cooperación con el Divino Padre. No basta, la creencia que espera; es indispensable el amor que confía y atiende, transforma y eleva, como vaso legitimo de la Sabiduría Divina.

 

Después de la muerte física, lo más sorprendente para el alma es el reencuentro de la vida. Allí se descubre que el cuerpo fluídico (el periespiritu) de materia más suave y más plastificada, es fruto igualmente del proceso evolutivo.  No somos creaciones milagrosas, somos hijos de Dios  y herederos de los siglos. Los favoritismos no existen en la patria del espíritu, y todas las fuerzas de la Creación de perfeccionan en el infinito.

 

El principio espiritual, desde el oscuro momento de la creación, camina sin detenerse hacia delante. Se alejó del lecho oceánico, alcanzó la superficie de las aguas protectoras,  se movió en dirección al lodo de las márgenes,  se debatió en el charco, llegó a la tierra firme, experimento  en la floresta copioso material de formas representativas, se irguió del suelo, contemplo los cielos, y después de largos milenios, durante los cuales aprendió a procrear, a alimentarse, escoger, recordar y sentir, conquistó la inteligencia….

 

Viajo del simple impulso hacia la irritabilidad, de la irritabilidad  hacia la sensación, de la sensación hacia el instinto, y del instinto hacia la razón. Todo ese proceso  en innumerables milenios, estamos en todas las épocas abandonando esferas inferiores,  con el fin de llegar a las superiores. el cerebro es el órgano sagrado de la manifestación de la mente, en transito  de la animalidad hacia la espiritualidad.

 

 

El hombre actual representa la humanidad victoriosa, emergiendo de la bestialidad primaria. Estamos  en el proceso de la liberación y la reencarnación perfeccionándonos, puliéndonos, progresando, hasta conseguir, por el refinamiento propio, el acceso a expresiones sublimes de la Vida Superior, que aun no nos es dado comprender.

 

El nacimiento y la muerte son choques biológicos, imprescindibles para la renovación. Todos los hombres conservan tendencia y facultades, que son afectivo recurso del pasado; no todos al atravesar  el sepulcro, pueden readquirir repentinamente, el patrimonio de sus reminiscencias. Quien se materialice, demasiado, demorándose  en bajo patrón vibratorio,  en el campo de la materia densa,  no puede volver a encender, de pronto, la luz de la memoria.  Le  llevará tiempo deshacerse de los pesados envoltorios a los que despreocupadamente se prendió.

 

Para que la mente  prosiga  dirección a lo alto, es indispensable que se equilibre, valiéndose de las conquistas pasadas,  para orientar los servicios presentes, y amparándose, al mismo tiempo, en la esperanza que fluye, cristalina y bella,  de la fuente superior de idealismo elevado, del cual atrae las energías restauradoras del plano divino, construyendo así el futuro santificante.

 

La mente humana, de manera general, asciende para el crecimiento superior a pesar que, a veces, parezca lo contrario. La oración, representa por el deseo manifestado,  por las inspiraciones íntimas  o por las peticiones declaradas,  el ascendiente de nuestras actividades.

 

 

Si el amor emite rayos de luz, el odio lanza estiletes de tiniebla. En los lóbulos frontales recibimos los “estímulos del futuro” en la corteza abrigamos las “sugestiones del presente” y en el sistema nervioso, propiamente dicho, archivamos los “recuerdos del pasado”. La mayoría de los fenómenos de alineación psíquica proceden de la mente desequilibrada.

 

Es imposible la cura de los locos a través de procesos exclusivamente objetivos. Es indispensable penetrar el alma y la medula de la personalidad, mejor los efectos socorriendo las causas, no podremos restaurar cuerpos enfermos sin los recursos del Medico Divino de las almas que es Jesucristo. Los fisiologistas harán siempre  mucho, intentando rectificar la disfunción de las células; no obstante es menester intervenir en los orígenes de las perturbaciones. Destacando que el hombre, puede vigorizar su propia alma, por su conducta,  o lesionarla. El que se sacrifica  para el bien de todos, estará engrandeciendo los graneros de si mismo, en plena eternidad; el homicida, esparciendo la muerte y la sombra en su cercanía, establece el imperio del sufrimiento y de la tiniebla en su propio interior.

 

Somos simples trabajadores imperfectos en servicio, y el servicio es la mayor fuerza que nos pone de manifiesto nuestras propias imperfecciones. Todos tenemos un acreedor  divino en Jesús, cuya infinita bondad no nos es lícito olvidar.  En verdad somos felices en el presente, porque nuestro objetivo de hoy es la realización del Reino de Dios, en nosotros, con Cristo. Trabajemos con El, por El, y para El, curando nuestros males para siempre.

 

Trabajo realizado por Merchita

Extraído de un Mundo Mayor de Chico Xavier.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

EXPERIENCIAS EN LA VIDA

EXPERIENCIAS EN LA VIDA

No hay fuerza que suplante al amor. Al recurrir a la fuente sublime  del Amor sin Límites, a través de la oración, recibimos respuesta del Cielo que lo dulcifica todo en un instante,  cambiando  los  estados mentales, en sintonías  emocionantes que hacen el panorama totalmente distinto.

 

Si la persona no cambia, no se orienta  hacia el bien, es impenetrable, queda atrofiada en los sentimientos nobles, y deambula en las fajas inferiores, sin que los centros de comunicación capten los llamados de importancia.

 

No debemos olvidar la enseñanza de Jesús: “Pedid y se os dará…” Es necesario pedir, saber hacerlo y esperar con receptividad.

 

La vida es patrimonio de Dios y todos nos encontramos situados en ella con propósitos superiores que nos están reservados. Todos realizamos  actos lamentables, que son frutos de nuestra ignorancia, igualándonos, en cierto modo, en los errores y diferenciándonos en los aciertos.

 

Cuando somos inmaduros no nos disponemos a trabajar  a favor de nuestro propio progreso moral.  Somos inmaduros en lo que concierne a los nobles compromisos,  soñamos con los placeres extenuantes a los cuales nos gusta entregarnos, importándonos muy poco las consecuencias perniciosas que nos pueden sobrevenir.

 

Solamente existen obsesiones  porque existen deudores. Todo obsesor por más insensible y cruel que sea, es solo un enfermo que se vio traicionado y no ha sabido o querido superar la condición de dolor a la que fue arrojado. Mientras no exista la luz del perdón en la antigua victima y la transformación moral del infractor,  la problemática aflictiva continua, cambiando solamente  de forma o de actitud de quien persigue  y de quien es perseguido.

 

Todo en la Naturaleza invita a la paz y al amor, poemas llenos de vida y de belleza invitan a la meditación y al progreso intimo; a pesar de eso, el atavismo de las pasiones primitivas hace que el hombre renuncie a la gloria de la armonía externa que cubre la Tierra, bendiciéndola  para vivir los volcanes íntimos que retumban violentos en erupciones destructoras.

 

Muchos diligentes estudiosos  de la reencarnación, mantienen veleidades e ideas fantásticas que les hacen sentir placer, en torno del pasado espiritual. Se identifican en los ropajes físicos de antiguos nobles y generales, reyes y conquistadores, prelados ilustres de alta jerarquía en las órdenes eclesiásticas,  de artistas famosos, perdiendo un tiempo precioso en investigaciones y comparaciones de valor secundario, al exaltar el pasado para satisfacerse en el presente  sin la necesaria consideración por la nueva oportunidad…

 

 

No quieren darse cuenta, que si vivieron personificaciones célebres  y aun permanecen en la Tierra, es porque fallaron dolorosamente , en las oportunidades con que la Vida los invitó a obtener  en propio crecimiento moral, pero se denigraron por el orgullo, excesiva ambición, falta de respeto a la bendición que no merecían, pero que recibieron como misericordia Divina.

 

Confirmados algunos casos como verdaderos, hay que  observar que esto es así  por una finalidad  reeducativa,  exigiendo urgente reparación y no un motivo de disfrazada vanidad por lo que fueron, con total olvido de los que son.

 

La falta  de obligación en los compromisos elevados se hace notoria en las esferas sociales del mundo, en cuya clase abundan muchas perturbaciones e invitaciones a la caída, tentaciones sin nombre, fraudes, tormentos, traiciones y enormes responsabilidades. En cambio  los fámulos humildes, servidores ignorados, profesionales poco conocidos, son los que soportan la mezquindad e indiferencia, la perversidad y el desprecio, elevándose a  través de los valores de la paciencia  y la humildad que vencen en la escala del progreso, esperándolos generosos y liberados, después del umbral de ceniza y lodo en el que todos se igualan, en la consunción del cadáver, aunque la tumba de los opresores de un día se erige con mármoles y bronces trabajados, que evocan escenas que no se repetirán!…

 

“las marcas de determinadas reencarnaciones no desaparecen rápidamente de los tejidos sutiles del Espíritu que renace en el cuerpo, sufriendo los efectos.

 

“Jesús escogió vestimentas modestas, las convivencias del dolor y del sufrimiento humano, las situaciones del proletariado sin esperanza para dignificar la ascensión de las almas  que se fortalecen con los testimonios de la pobreza y la simplicidad. No despreció los bienes  del mundo ni a sus poseedores transitorios, ofreciéndoles varias veces, la oportunidad de unirse a El y Sus lecciones, pero no se detuvo, al lado de las momentáneas posiciones  y mandos…

 

“Dignas son todas las coyunturas en que el Espíritu renace para la evolución, porque al final todos  son dones de Dios, puestos al servicio del progreso de todas las almas.

 

Trabajo realizado por Merchita

Extraído del libro “En las Fronteras de la Locura” Divaldo Pereira Franco.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Con mucho amor y cariño de Merchita

 

 

EL TRABAJO CONTINUA (Luiz Marini/Maria Rosa )

El trabajo continúa

Martes 12 de Abril de 2011 20:14

Compañeros de caminadas espirituales y de trabajos incansables a favor de aquellos que sufren alrededor del mundo escuchen la voz que viene adentro del corazón y que nos llama para continuar el trabajo. Nuestra lucha no es más una batalla de antiguamente donde luchábamos por tierras, por un pedazo de territorio, por el mantenimiento de nuestras viviendas, de nuestra forma de vida y de nuestro sustento. En el Contestado, por miles de veces, golpeamos a hierro y fuego, a machete y bayoneta, con aquellos soldados que en verdad eran combatientes enemigos. La distancia de tiempo que nos separa de aquellos días debe haber transformado muchos de aquellos hombres y mujeres que combatieron por diferentes causas. La vida nos llamó en aquella encarnación para que pudiésemos probar a nosotros mismos que la lucha debe ser incesante contra los poderosos que saquean el pueblo, que dirigen las naciones y que matan sin piedad a los que se oponen a ellos. Hoy, en la espiritualidad, aprendemos con los buenos Espíritus que todos somos hijos del mismo Padre y que tenemos que luchar de corazón abierto, con las armas del bien, para lograr la posibilidad de tener un buen lugar en el mundo espiritual. Hoy vemos que muchos de aquellos que nos persiguieron y humillaron, regresaron para la Tierra en encarnaciones más tarde, en los mismos escenarios de las batallas, para rescatar sus deudas, en forma de personas indigentes, caminantes, enfermos. Mientras tanto, en el trabajo que desarrollamos en el mundo espiritual, buscamos rescatar a los Espíritus que permanecen en las garras de los desafortunados habitantes de las regiones inferiores, que hacen de la fuerza física y mental el arma para esclavizar a los más débiles. Siendo espíritus trabajadores de la causa de Jesús tenemos que poner en el íntimo la indomable voluntad de hacer el bien a todo costo, de cambiar los corazones del mal en corazones del bien. Dios nos ayuda para hacer este trabajo incesante en la búsqueda del equilibrio espiritual de los que pueblan la Tierra. Sabemos que, con el tiempo, el sufrimiento y la muerte, todos los que combaten y persiguen los seareiros de Jesús, van aprender que son también hijos de Dios, que tienen que luchar y hacer el bien, para crecer, desarrollar, y alcanzar el paraíso en el mundo espiritual. Debemos tener la humildad para comprender que todos somos hermanos, aunque en las más diversas tareas y lugares del mundo, y que somos los arquitectos del futuro. Tenemos que entender que las guerras que peleamos en el pasado fueron batallas necesarias para que la tiranía no fuese implantada en la Tierra. Pero hoy, en el comienzo de la transformación de la Tierra para ser un planeta de Regeneración, tenemos que donar nuestras fuerzas para que el evangelio de Jesús reine en los corazones humanos. Si los mansos heredarán la Tierra, conviene que luchemos para que los tiranos se conviertan y que sientan la bondad en el corazón. Si somos dignos de caminar por este mundo regenerado, seguramente habremos de caminar las carreteras sembrando las estrellas del pensamiento divino a todas las criaturas. Lo importante es tener el pensamiento elevado a Dios y cultivar la semilla del bien en todos los cultivos para cosechar los frutos maduros de la alegría y de la felicidad.

Luiz Marini/Maria Rosa 12-04-2011

EL ESPIRITISMO Y LA CIENCIA

EL ESPIRITISMO Y LA CIENCIA

 

El Espiritismo no tiene la necesidad absoluta de la ciencia. La colaboración  científica es siempre útil cuando precede de la conciencia esclarecida y de la sinceridad del corazón. En cambio, la ciencia del mundo, si no quiere continuar  desempeñando el rol de comparsa de la tiranía y de la destrucción, tiene la absoluta necesidad del Espiritismo, cuyo objetivo divino es la iluminación de los sentimientos en el sagrado mejoramiento de las características morales del hombre.

 

Las cinco ciencias fundamentales son: la Química, la Física, Biología, Psicología  y Sociología.

 

La Química y la Física, estudian la acción intima de los cuerpos, sus relaciones reciprocas y sus propiedades, constituyen  la catalogación de los valores de la ciencia material.

 

La Psicología y la Sociología, examinan respectivamente el panorama de los sentimientos y de los problemas sociales, representa  la tabla de la clasificación de las conquistas de la ciencia intelectual.

 

En el centro de todas ellas se halla la Biología, que significa la ciencia de la vida en sus profundidades y revela la trascendencia del origen: Espíritu, en Verbo Divino.

 

En el campo de la Química, las fuerzas del plano espiritual, los representantes de Jesús se han ramificado en todos los sectores del trabajo humano y en toda época para colaborar con el hombre en su esfuerzo de perfeccionamiento.

 

Los estudiosos y científicos del planeta  no han creado los fenómenos químicos, estos siempre han existido, desde la aurora de los tiempos, afirmando una inteligencia superior.

 

Los hombres aprendieron Química con la Naturaleza, copiaron las asociaciones de esta, desarrollaron su campo de estudio e inventaron una nomenclatura, reduciendo los valores químicos son aprender su origen divino.

 

Se calcula que hay cerca de un cuarto de millón de sustancias en la Tierra que pueden ser reducidas, aproximadamente, como originarias de noventa elementos.

 

Los espíritus que colaboraron con Jesús, en los inicios de la organización planetaria, hallaron en el protoplasma  el punto de partida para su actividad realizadora, tomándolo como base esencial de todas las células vivas del organismo terrestre.

 

En la conceptuación de los valores espirituales, existe también una ley de progreso para la individualización química, puesto que la ley es de evolución para todos los seres del Universo.

 

La diferencia que ven los Espíritus entre la química biológica y la industrial, es que en la primera prevalecen los ascendientes espirituales, en todas las organizaciones, al paso que en la segunda la totalidad de los factores pueden ser de actuación propiamente material.

 

En ello radica la gran diferencia. En la intimidad de la célula orgánica, el fenómeno de la vida se somete aun agente divino, en su naturaleza profunda, mientras que en los compuestos industriales las combinaciones químicas pueden obedecer a un agente humano.

 

Por medio de la radioactividad se lleva a cabo la evolución de la materia. En ese continuo desgaste es donde  se observan  los procesos de transformación de las individuaciones químicas, convertidas en energía, movimiento electricidad, luz, en la ascensión hacia nuevas modalidades evolutivas, obedeciendo a las leyes que rigen el Universo.

 

La fuente de energía reside en el Sol  es la fuente vital para todos los núcleos de la vida planetaria. Todos los seres, reciben la continua renovación de sus energías por medio de la lluvia incesante de los átomos, que la sede del sistema envía a su familia de mundo, equilibrados por su atracción en lo Infinito.

 

De la atmósfera se recibe  el mayor porcentaje de nutrición para el mantenimiento de las células. El  Oxigeno es una dadiva de Dios para todas las criaturas. El hombre lucha por la obtención de  Nitrógeno y el Carbono. 

 

Dos partes comprenden la ciencia espiritista:

 

La una experimental, que versa sobre las manifestaciones en general, y la otra filosófica, que comprende las manifestaciones inteligentes. El que no haya observado nada más que la primera se encuentra en la posición de aquel que no conoce la física más que por experimentos  recreativos sin haber penetrado en el fondo de la ciencia

La verdadera doctrina espiritista consiste en la enseñanza dada por los espíritus, y por el estudio serio y continuado, hecho en el silencio y recogimiento: porque solamente en tales condiciones pueden observarse un número infinito de hechos  y matices que pasan desapercibidos y que permiten la adquisición de una opinión fundada en algo razonable.

 

El Espiritismo no admite el adelanto por medio de la violencia, cree que para cada época  ha sido necesaria  una civilización y una religión que armonizará con el progreso de sus generaciones. Hoy, el hombre tiene distintas aspiraciones, porque es más libre y más instruido y mañana lo será más que hoy.

 

Solo tres cosas quedaran inamovibles:

 

¡Dios, la ciencia y el amor!

 

Sin una base fija nada se puede identificar; y la creencia en Dios ha de ser siempre el principio filosófico de todas las humanidades, el credo  de todos los siglos.

 

Sin la ciencia nos e puede vivir, a ella se le debe la comodidad material que disfruta el hombre, la elevación  sublime  del espíritu y el éxtasis supremo de los genios. ¡La ciencia de la vida!

 

Dice Víctor Hugo, que si no hubiese amor se apagaría el Sol ¡Que gran verdad! Sin amor no habría familia, y el amor de la familia es poco; se necesita más amor  para unir la tribu, y más para  crear un pueblo, y más pará formar una nación, y mucho más para construir la familia universal. Por eso Dios, la ciencia y el amor será la trilogía de todas las edades, raudal inagotable del cual brotaran todas las fuentes de la Vida.

 

 

Trabajo realizado por Merchita, extraído  del Libro  La Luz del Porvenir de Amalia Domingo Soler, y de otros…

 

 

 

 

 

 

EL BIEN Y LA ALEGRÍA

EL BIEN Y LA ALEGRÍA

La alegría es un gozo del espíritu. Los seres humanos conocemos muy bien el sufrimiento y el dolor, y quienes han perdido a un ser querido lo han experimentado en toda su profundidad. Bien, pues así como el ser humano conoce el dolor y el sufrimiento, es capaz de tener las sensaciones opuestas: bienestar y… ¿Felicidad? Sí, felicidad.

Según afrontamos las cosas que nos rodean así nos alegramos.  Si nos dejamos afectar por las cosas malas, elegimos sufrir. Quien  valora su paz interior más que las cosas externas, entonces se acerca más a las cosas alegres.

La vida es un poema de belleza, cuyos versos están constituidos de propuestas de luz, escritas en la partitura de la Naturaleza, que exalta su presencia en todas partes. La existencia física es un cuadro  aparte de conquistas y encantamiento, mediante cuyo aprendizaje el espíritu se embellece y alcanza los páramos de la realidad.  En todas partes  hay sol y armonía invitando a la paz y a la participación en su conjunto feliz.  Sin embargo, solamente la criatura  humana se presenta triste, marcada por las zarzas morales que carga  de las actitudes pasadas, de los compromisos mal vividos,  de las realizaciones desastrosas, transfiriendo de una etapa a otra  lo que podría lograr  de una vez, en el caso que resolviera por la solución de las dificultades de dentro para fuera, que es la contribución del esfuerzo bien dirigido.

La fuente más profunda y más grande de la alegría es el amor. El amor rejuvenece  y es una fuente  espontanea  y profunda de alegría.  El principal combustible de la alegría es el amor.

 

La alegría de vivir, pues, debe ser parte activa del programa  de construcción personal de la criatura inteligente. Disfrutar  de toda la magia  existente en el panel universal, sacando las maravillosas concepciones de plenitud que está al alcance  de todo aquel  que desea elevarse, libre de tormentos  y de amarras con el pasado.

 

El destino de la criatura  es la libertad, hacia donde sigue con los ojos puestos en el futuro.  Ser libre significa no depender, optando por lo que constituye  estimulo para la victoria; no tener pasado ni inquietarse por el futuro, viviendo ampliamente el presente  en transportes de paz y alegría.

 

A medida que se madura psicológicamente, la alegría de vivir constituye una razón poderosa para la prosecución de la actividad de iluminación. Tal alegría, ciertamente, no impide episodios de reflexión por el dolor, de ansiedad, por amor, de espera por la salud, de presencia de la enfermedad, de angustias momentáneas, de inquietud delante de lo que esté ocurriendo. Esos fenómenos, que forman parte del curso existencial, no eliminaba la alegría, más bien le dan motivo de presencia, porque a cada desafió sigue una victoria; después de cada testimonio viene una conquista; a cada emprendimiento de dolor se presenta un nuevo peldaño de equilibrio, haciendo que la alegría sea constante y motivadora para la producción de nuevos valores.

 

La alegría proporciona al cerebro una mayor contribución de enzimas especiales, encargadas de producir la salud, posibilitando la risa que es un estimulante poderoso para la fabricación  de inmunoglobulina salivar (sIgA), portadora de factores inmunizantes, que propician el constante equilibrio orgánico, evitando la invasión de varios virus  y bacterias perniciosas.

 

Reír es una forma de expresar  la alegría sin que la carcajada estridente, nerviosa, descontrolada, tome parte en su exteriorización. Cuando reímos, estimulamos preciosos músculos  faciales y generales, eliminamos toxinas perjudiciales acumuladas, que terminan por intoxicar al individuo.

 

La risoterapia significa un recurso valioso para evitar determinadas contaminaciones,  pero también para auxiliar en el restablecimiento  de patologías graves, principalmente infecciosas mutiladoras, las degenerativas de la máquina orgánica y varios disturbios en las áreas emocional y psíquica.

 

Asevera el Evangelio que raramente Jesús  sonreía. Normalmente era visto llorar  y casi nunca sonreír. El que se presentaba como el Ser más perfecto que Dios ofreció al hombre para servir de modelo y Guía,  como aclararon los espíritus  al  eminente Codificador Allan Kardec… Que llorase, resulta paradójico… se trata de una contradicción aparente . sus légrimas no eran de sufrimiento, pero si de compasión, ese sentimiento superior y elevado de coparticipación que dirigía a las criaturas, que preferían permanecer en la ignorancia en vez de aprovechar  Sus lecciones libertadoras. Era una forma de expresar ternura por los enfermos voluntarios, que en El tendrían la terapéutica eficaz  para librarse          de los males que los amargaban y no obstante, relegaban a plano secundario, aturdidos por la búsqueda  del casi nada inmediato y fugaz.

 

Esto está demostrado cuando hablaba de Su Buena Nueva de Alegría y se presenta como la Puerta de las ovejas,  la Luz del mundo, el Camino, La Verdad, y la Vida, el Pastor, el Mesías, informando que somos la Sal de la Tierra, las ovejas, los necesitados de todo jaez, necesitados de si, de El, como conductor y Psicoterapeuta para nuestra innumerables deficiencias y enfermedades del alma.

 

El autoconocimiento  revela al ser sus posibilidades  y limitaciones, abriendo espacios para la renovación  y conquista de nuevos horizontes de salud y plenitud, sin conciencia de culpa, sin estigmas.

 

Las psiconeuroinmunologia viene a demostrar que el estado de salud puede ser conseguido por el propio individuo que resuelve renovarse y creer en si mismo, en sus inmensas reservas de energías, en el valor de sus conquistas. Perfectamente compatibles con la ley de Causa y Efecto, las realizaciones positivas eliminan o disminuyen el peso de las negativas perjudiciales.

 

La criatura humana  es lo que es su psiquismo, conforme el actúa, así se presentan las manifestaciones del mundo de su yo y del Self.

 

 Por tanto el pensamiento bien construido, actúa en el mecanismo del sistema nerviosos, en el cerebro y estos conjugados, producen enzimas protectoras que tornan inmune el organismo a muchas invasiones de agentes destructivos, propiciando la salud.

 

La alegría de vivir es una invitación para una existencia rica en producciones morales, espirituales, artísticas, culturales, estéticas, y nobles.

 

El destino existencial deja de ser vivir bien, que es una de las metas humanas, para bien vivir, que es una conquista personal intransferible, especial, que jamás se altera o se pierde, fomentando la felicidad y trabajando por la paz que todos aspiran.

Lo que más apreciamos en la vida se debe al esfuerzo que pusimos para alcanzarlo, estudiando con intensidad, preparándonos para trabajar más y mejor, y los beneficios a obtener serán consecuencia de ese empeño.

 

El tener vida ya es motivo suficiente de alegría, aún el las circunstancias más adversas, estamos en condiciones de hacer algo positivo y de provecho para los demás, “es hacer el bien, sin mirar a quien”. Disfrutar de lo poco o de lo mucho que tenemos sin renunciar a mejorar, mientras tengamos vida, tenemos posibilidades. Toda persona es capaz de irradiar desde su interior la alegría, manifestándola exteriormente con una simple sonrisa o con la actitud serena de su persona, propia de quien sabe apreciar y valorar todo lo que existe a su alrededor.

 

Trabajo realizado por Merchita

Trabajo extraído del libro “Vida, desafió y soluciones” de Divaldo Pereira Franco

 

EL CLIMAX DEL AMOR

EL CLIMAX DEL AMOR

 

El amor es la sustancia creadora y mantenedora del Universo, que está constituida por esencia divina.

 

Es un tesoro que, cuanto más se divide, más se multiplica y se enriquece a medida que se reparte.

 

El placer legítimo proviene  del amor pleno, generador de la felicidad,  en cuanto el común es devorador de energías y de formación angustiante.

 

Cuando el amor domina los paisajes del corazón, aun existiendo alguna dificultad de orden sexual, se hace posible superarla, mediante la transformación de los deseos y frustraciones  en solidaridad, en arte, en la construcción del bien, que tienen como mira el progreso de las personas,  así como de la comunidad, tornándose por lo tanto tales cuestiones irrelevantes.

 

El ser humano, aunque esté vinculado al sexo por el atavismo de la reproducción, está destinado al amor, que tiene más vigor que la simple comunicación genital.

 

Las magnificas edificaciones  de grandeza  de la humanidad tuvieron  en el sexo su vinculo de estimulo y de fuerza. No obstante, se persigue el triunfo, la gloria efímera, el poder  para disfrutar de los placeres que el sexo proporciona, cayendo en un equivoco lamentable y perturbador.

 

En su globalidad, el amor es un sentimiento vinculado al Yo superior  en cuanto que la búsqueda del placer sexual es más pertinente al ego, responsable por todo tipo de posesiones.

 

El sentimiento de amor puede llevar a una comunión sexual. Sin que eso se torne una condición imprescindible. Sin embargo, el placer sexual puede ser conseguido  por impulso meramente  instintivo,  sin un compromiso más significativo con otra persona que, normalmente  se siente frustrada y usada.

 

Los profesionales del sexo, porque pierden el componente esencial de los estímulos, en razón del abuso que portan, caen en las explosiones eróticas, buscando recursos visuales  que les estimulen la mente, a fin  de que la función  pueda responder  de manera positiva.

 

El amor, como componente  para la función sexual, es tierno y juicioso, comenzando por acariciar  con la mirada que enternece y hace vibrar todo el cuerpo ante la expectativa  de la comunión renovadora.

 

Esa libido tormentosa, vinculada por la mediática y expuesta en los comercios en la forma de artefactos, se convierte  en una aberración que pasa a ser exigencia  de la disipación, resbalando en los abismos de otros vicios que se le asocian.

 

Cuando el sexo se presenta exigente y tormentoso, el individuo recurre a las actitudes emocionales de la violencia, de la persecución, de la inmundicia.

 

Los grandes verdugos de la Humanidad, hasta donde se los puede entender, eran portadores de trastornos sexuales, que trataban de disimular, transfiriéndose hacia situaciones  de relevancia política, social, guerrera, tornándose temerarios, porque sabían de la imposibilidad de ser amados.

 

El amor es el dulce arrobamiento que embriaga de paz  a los seres y los promueve hacia las cumbres del auto realización, estimulando el sexo dignificado, reproductor y calmante.

 

El amor el arte y la belleza inspiró a Miguel Ángel a pintar la Capilla Sextina, entre otras obras magistrales, esculpir la Pietá y el Moisés; el amor a la ciencia condujo a Pasteur al descubrimiento de los microbios; el amor a la verdad  llevó a Jesús  a la cruz, trazando una ruta de seguridad para las criaturas humanas de todos los tiempos….

 

Sexo, en si mismo, sin los condimentos del amor es impulso violento y fugaz.

 

Cuando el sexo se impone sin amor, su pasaje es rápido, frustrante, insaciable…

 

Los días actuales son de libido desenfrenada, de pasión avasallante, de predominio de los deseos que desgobiernan las mentes  y aturden los sentimientos bajo el comando de Eros.

 

No obstante, el amor está siendo convidado a sustituir la ilusión  que el sexo automatista produce, calmando las ansiedades en cuanto eleva a los seres humanos a la planicie de las aspiraciones más libertadoras.

 

En una esfera más elevada, se convierte en sentimiento, gracias a la conquista de algún ideal, alguna aspiración, anhelos por alcanzar metas agradables y desafiantes, propensión a la realización ennoblecedora.

 

El deseo se impone como un fenómeno biológico, ético y estético, necesitando ser bien administrado en un caso como en el otro, a fin de tornarse motivación para el crecimiento psicológico y espiritual del ser humano.

 

Por tanto, es natural la búsqueda del placer, ese deseo interior de conseguir el gozo, el bienestar, que se expresa después de la conquista de la meta pautada.

 

El placer se presenta bajo variados aspectos: orgánico, emocional, intelectual, espiritual  y es, ahora físico, material  y en otros momentos de naturaleza abstracta, estético, efímero o duradero, pero que debe ser registrado muy fuerte en el psiquismo, para que la existencia humana exprese su significado.

 

Comúnmente, el placer depende  de cómo es considerado. Aquello que es bueno, genéricamente da placer, abriendo espacios para el miedo a la perdida, a la falta o a las situaciones en que puede generar daños, contribuyendo a la caída del individuo en zonas sombrías de aflicción.

 

Por una herencia atávica, un gran numero de personas tiene miedo del placer, de la felicidad, por asociarlos al pecado, a la falta de mérito, que se convertirá en una deuda a rescatar, ofreciendo  a la desgracia la oportunidad de venir o tal vez, como una tentación diabólica para retirar al alma del camino del bien.

 

Esto que sucedió durante siglos, en la actualidad, no es así, y vencida la conciencia de culpa, viene conduciendo a legiones de gozadores al desequilibrio, al abuso, a extremos de las aberraciones.

 

El deseo y el placer se transforman en palancas que impulsan al individuo a abismos que lo devoran.

 

No obstante, la esencia de la vida corporal, es la conquista de si mismo, la lucha bien dirigida para que se consiga la victoria del “Yo superior”, su armonía y no solamente el gozo breve, que se transfiere de un lado a otro, siempre más ansioso y perturbador.

 

El amor debe ser siempre el punto de partida de todas las aspiraciones  y la etapa final de todos los anhelos humanos

 

El clímax del amor se encuentra en aquel sentimiento que Jesús ofreció a la Humanidad y prosigue donando, en Su condición de Amante no amado.

 

 

 

 

 

 

 

 

Extraído del libro “Amor Invencible Amor” de Divaldo Pereira Franco.

 

SACRIFICIO DE ANIMALES COMO CONEJILLOS DE INDIA, EN UNA PERSPECTIVA ESPIRITA

SACRIFICIO DE ANIMALES COMO CONEJILLOS DE INDIA, EN UNA PERSPECTIVA ESPIRITA

Desde la antigüedad, investigadores se valen de animales (conejillos de india) para obtener pruebas científicas  y ensayos  en las más diversas especies.  El conejo fue una de las primeras especies utilizadas en investigaciones  y presentemente  ratones y ranas son una especie de elección para los experimentos en los laboratorios. Los animales han servido como conejillos de indias para probar vacunas, medicamentos, productos y sustancias, antes de  su liberación para el consumo humano, y también algunos procedimientos quirúrgicos, antes de ser aplicados a los hombres.

Andrea Vesalius, fundador de la anatomía moderna, usaba perros  y cerdos en demostraciones publicas de anatomía. Hoy en día, aun los perros  han sido conejo de indias para estudio de los sistemas  cardiovascular, respiratorio, gastrointestinal, endocrino y de las técnicas de trasplante. Con todo, hemos de oír que las investigaciones solo publican descubrimientos, sin embargo no revelan los fracasos. El organismo de un animal  no es el mismo que el nuestro. El mayor fracaso del siglo XX fue la Talidomida, que fue  probada en los animales  y después  puesta en el mercado.

El experimento en animales “no representa, apenas un método cruel, por eso mismo antiético, más es también destituido de validez científica. En el interés del hombre y del animal, precisa ser abolida lo más rápido posible y sustituida por métodos racionales.”(1) aproximadamente un tercio de los enfermos  con problemas renales crónicos  destruyeron su función renal  tomando analgésicos considerados seguros  después de ser aplicados en animales.  Todos los medicamentos tóxicos retirados del mercado por exigencia de los organismos  de la salud fueron probados en experimentos con animales.

En los últimos años, las murallas del silencio vien siendo progresivamente demolidas por la prensa, por la radio y por la televisión. Existen importantes movimientos de protección al animal que se resisten a poner fin a la vivisección (2). Gracias a Dios.  en la actualidad, ha sido atenuado el uso de animales  en los ensayos científicos, pues fueron desvendadas otras posibilidades eficientes. A ejemplo de substancias eficaces la base vegetal, que fueron descubiertos sin experiencias con animales. Se resalta que la mayoría de las técnicas quirúrgicas frecuentemente, no fueron desarrolladas en animales de experimentación.

Los avances en biotecnología han permitido  ya sustituir a los animales  por los equipos y tubos de ensayo. En diversos campos están siendo utilizados procesos alternativos, como in –vitro, con  culturas celulares. Las células madre ya son  una alternativa y van a ser decisivas en la sustitución de los animales. Investigadores de la Universidad  Estadual  de Campinas (Unicamp) desenvolverán un programa de computador que puede sustituir el sacrificio de animales durante las clases de fisiología. El programa   puede sustituir  el uso de animales en las clases prácticas de Fisiología y Biofísica, administrados en los cursos de Medicina, Ciencias  Biológicas, Enfermería y Educación Física.

A pesar de millones de animales torturados y muertos, la disección anatómica no pudo conseguir un buen resultado contra las epidemias de nuestro tiempo. Los progresos en la investigación de la AIDS no se fundamentan  en experiencias con animales, sin embargo  si en la epidemiologia, en la observación clínica de los enfermos y en los estudios in-vitro con cultivo de las células.

Ante la falacia de que los animales son utilizados en beneficio de la salud pública, debemos  acordarnos que ellos son seres vivos que sienten dolor y que sufren, por eso somos responsables por ellos. ¿Cómo es que los experimentos toxicológicos – durante el cual los animales son envenenados en un más o menos rápidamente – puede ocurrir sin dolor y la tortura, sin un terrible sufrimiento al sufrimiento de los animales? Son muchas experiencias  que representan para el animal un sufrimiento atroz, que normalmente solo termina con la muerte.

El científico austriaco Friederike Range, de la Universidad de Viena, lideró un estudio sobre emociones caninas  y atesta que ciertos animales poseen un sentimiento  o emoción más complejo de lo que normalmente atribuiríamos a ellos. Más allá de las consideraciones filosóficas, evidencias prácticas y científicas  sugieren  que todos los mamíferos puedan sentir algo semejante  al dolor  y al placer humano, aunque  cualitativa y cuantitativamente diferente. La ética en la experimentación  con animales es una preocupación muy antigua, fundamentándose  en la necesidad de tener conciencia de que el animal es un ser vivo, que posee hábitos propios  de su especie, inclusive  el natural instinto de sobrevivencia, siendo sensible al dolor y a la angustia.

¿Qué dice el Espiritismo acerca de los animales? ¿Progresaran? ¿O serán siempre animales? ¿Ellos sufren?  Los Benefactores afirman que los animales no tiene alma  como los humanos, más si tienen un principio espiritual que “sobrevive al cuerpo físico después de la muerte” (3) o sea, el alma de los animales” conserva, después de la desencarnación, su individualidad; aunque, no la conciencia de si misma, apenas la vida inteligente permanece en estado latente.”(4)

Cuando estemos más espiritualizados,  y veamos en los animales a hermanos inferiores a nosotros, el sacrifico de los animales en laboratorios no tendrá más razón de ser. “El hombre espiritual del  futuro, con la luz del Evangelio en la inteligencia y en el corazón, habrá modificado  su ambiente de luchas, auxiliando igualmente  con los esfuerzos evolutivos a sus compañeros del plano inferior, en la vida terrestre. “(5)

Es bien verdad que el instinto domina  a la mayoría de los animales, “más están los que actúan con una voluntad determinada,  o sea, percibimos que hay una cierta inteligencia animal, aunque limitada.” (6) Rememoremos que los animales “no son simples maquinas, aunque su libertad de acción sea limitada por sus necesidades, y,  lógicamente, no puede ser comparada al libre albedrio humano. Los animales siendo inferiores al hombre, no tienen los mismos deberes, más ellos si tienen libertad, “aunque es restricta a los actos de la vida material.” (7)

Los animales piensan, más no razonan; los animales tienen memoria, y recurren a ella; aprenden con acierto  y con error, y no con el raciocinio. Evidentemente, no consiguen teorizar, abstraer, prever eventos, solucionar problemas, más son, de hecho, más inteligentes de lo que imaginamos. Están en proceso de Evolución, y en ese sentido, debemos considerar que poseen, ante el tiempo, un porvenir de fecundas realizaciones,  y a través de  numerosas experiencias llegaran un día al llamado reino hominal, como, nosotros  a su vez, alcanzaremos  en el pasar de los milenios, la situación de Angelitud.

La escala del progreso es sublime e infinita. Considerando que los animales están el proceso de crecimiento espiritual, “busquemos reconocer la afinidad de lazos que nos unen  en los valores graduales  de la evolución e irgamos, en nuestro interior, el santuario  eterno de la fraternidad universal.”(8)

 

Jorge Hessen

 

 

(1)    Tesis presentada en el Simposio realizado en Ginebra por la Liga  Internacional de Médicos  por la Abolición de las Experiencias  en Animales, por   Bernhard Rambeck, director del Departamento Bioquímico de la Sociedad de investigación en Epilepsia,  Bielefeld , Alemania.

 

(2)   

Es el acto de disecar un animal vivo con el propósito de realizar estudios de naturaleza anatomo-fisiológica. En su sentido más genérico, se define  como una intervención invasiva en un organismo vivo, con motivaciones científico – pedagógicas. En la terminología de los defensores de animales, es generalizada como uso d los animales vivo en las pruebas de laboratorio.